ELSALMON - Revista

... Gracias por elegir la dirección contraria, la de el salmón, que frente a la corriente reinvindica la vida y la dignidad como principios supremos de una Colombia justiciera y soberana... ¿Calamar o Salmón? http://elsalmonurbano.blogspot.com

¡LLAMADO A LA SOLIDARIDAD CON EL PARO DEPARTAMENTAL EN EL PUTUMAYO!




El Comité de Lucha Popular de Bogotá, se solidariza con el Paro Regional del Putumayo declarado por las comunidades y las organizaciones sociales a partir del sábado 30 de Agosto de 2014. Justa decisión, por cuanto el Gobierno Nacional sigue burlándose de los campesinos pobres, indígenas y afro descendientes de la región.

Reproducimos a continuación apartes del comunicado difundido por la Mesa de Organizaciones Sociales del Putumayo, apoyando el paro y las peticiones de sus habitantes. 

"1. Suspensión inmediata de la fumigación con glifosato y la erradicación manual forzada en el departamento del Putumayo."

"2. Cese al otorgamiento de licencias ambientales para la explotación petrolera en el departamento del Putumayo y específicamente a la expansión petrolera en el Corredor Puerto Vega- Teteye…”

"3. Parar de manera inmediata el señalamiento, la estigmatización y las judicializaciones a los miembros de procesos organizativos de la región y revisión a los procesos judiciales de los compañeros presos por razones políticas.”…..

“5. Cumplimiento a los compromisos de inversión social.”…

"7. Se ordene el retiro del ESMAD de la región Puerto Vega – Teteye y los erradicadores que hacen presencia en diferentes zonas del departamento del Putumayo".

"Responsabilizamos al gobierno nacional en cabeza de Juan Manuel Santos, a su ministro de defensa Juan Carlos Pinzón y a los comandantes de ejército y policía de cualquier agresión en contra de las comunidades en protesta y las que se movilizaran".

"Hacemos un llamado de solidaridad y acompañamiento a las empresas de transportadores, comerciantes y diversas instituciones del departamento para que acompañen esta justa lucha por la defensa del agua, la vida y el territorio".

¡Por la vida, el Agua  y la defensa del Territorio… Viva el Paro Regional!

Extendemos el llamado a la solidaridad y al acompañamiento por parte del pueblo colombiano, de las organizaciones de masas, los obreros, sus sindicatos y todos los luchadores, para con estas justas luchas. 

Todo el pueblo colombiano debe saber que mientras el gobierno mentiroso de Santos habla de paz y progreso, envía sus fuerzas represivas a arremeter violentamente con granadas de fragmentación al pueblo trabajador que defiende sus más básicos derechos y la dignidad en el Putumayo; a diario el Esmad allana las humildes viviendas, atropella, destruye y saquea, acusando a sus habitantes de ser auxiliadores de la guerrilla. La preocupación de Santos es enviar cada día más ejército a proteger los mezquinos intereses de las Petroleras, empresas capitalistas que viven a costa de acabar con el hombre y la naturaleza; provocando desplazamiento de las comunidades a las fronteras con el Ecuador y varias partes de Colombia.

El Comité de Lucha Popular de Bogotá, envía al pueblo trabajador del Putumayo, un combativo saludo, el apoyo desde esta región, y los estimula para que su lucha se extienda y sostenga en todo el departamento, consiguiendo echar atrás los macabros planes de la empresa Consorcio Colombia Energy, apoyada y amparada por el gobierno de Santos a través de su nefasta locomotora minero energética, quien les ha ampliado la Licencia Global Ambiental a través de la Resolución 0551 del 30 de mayo de 2014, permitiéndoles utilizar indiscriminadamente las aguas superficiales de los principales ríos y las aguas subterráneas para el bombeo y la inyección de químicos para extraer el petróleo devolviéndolas totalmente contaminadas y destruyendo la vida de sus habitantes, la naturaleza y el agua.

El Comité de Lucha Popular de Bogotá, llama a campesinos, indígenas, afrodescendientes y pueblo trabajador en general, para que el Paro sea generalizado en campos y ciudades del país, solidarizándose con el Putumayo. Llama a no creer en las mesas de negociación y concertación propuestas por el gobierno, éstas son una manera de dividir, dilatar, prometer y engañar a las masas en lucha para que levanten las justas protestas, y a la final solo promesas que quedan en el papel. El camino que deben continuar es unir y generalizar todas estas Huelgas, Paros, Asonadas, Bloqueos, etc., enfrentándose como una sola fuerza contra un solo enemigo, que son las grandes empresas capitalistas cobijadas por el Estado de los ricos, sus gobernantes y fuerzas represivas, para obligarlos a retroceder en sus propósitos de seguir enriqueciéndose mientras dejan a su paso hambre, destrucción, muerte, miseria, ruina y desolación. Es decir unir y generalizar las Huelgas Políticas de Masas en todo el país. 

¡Un solo pueblo. Una sola Lucha¡  ¡Viva la Huelga Política de Masas!

¡Ni el Estado, Ni los Politiqueros. Solo el Pueblo, Salva al Pueblo!

¡De Norte a Sur, De Oriente a Occidente, La Lucha Del Pueblo Colombiano Es Ascendente!
Comité de Lucha Popular de Bogotá
Agosto 31 de 2014

Garantizar AGUA para los dos Santanderes, implica dejar el Páramo de Santurbán completo

COMUNICADO PÚBLICO DEL COMITÉ PARA LA DEFENSA DEL AGUA Y EL PÁRAMO DE SANTURBÁN



Ante la avalancha des-informativa, para establecer los límites del Páramo de Santurbán

“El Comité para la Defensa del Agua y del Páramo de Santurbán”,
Se permite informar y precisar:

1. Limitar Santurbán equivale a la construcción de una  cerca legal, que dará vía libre a la explotación de las grandes mineras en zona de páramo. Las zonas de vida, que tiene Colombia, no se han construido por decreto; son el resultado de un proceso natural de millones de años. El páramo por sí solo no cumple sus funciones, requiere el subpáramo, bosque alto Andino, turberas, lagunas, acuíferos y humedales, que posibilitan la formación de corrientes de agua. Sobre Santurbán, se han venido tejiendo formas legales, para acomodar a las multinacionales mineras localizadas en Vetas y California.

2. Reducir a Santurbán a 44 mil hectáreas, -mencionado por Minambiente-, es desconocer  estudios realizados por las autoridades ambientales.Estudios de las CARs señalan que el páramo de Santurbán está formado por 66.170 hectáreas (has), en jurisdicción de la CDMB y 108.472 has, jurisdicción CORPONOR. A ello se suman 14.860 has que corresponden a Berlín, y que según anuncios será incluido en el actual proceso de delimitación. Salta a la vista la falta de rigor técnico en la toma de esta decisión, adicionando hechos, como hablar de “límites” sin entregar información sobre polígonos, coordenadas, ni cifras concretas; acciones que delata el carácter amañado del proceso.

3. Es responsabilidad del Estado dar soluciones reales a la población de Soto Norte. La línea de páramo, es producto del Plan de Desarrollo del gobierno Santos I, en concordancia a la confianza inversionista del gobierno Uribe, que ferio a Santurbán; posicionando en el territorio a las Grandes Mineras, que necesitaban ganarse la confianza de la población y desviaron su vocación tradicional de trabajo con falsas expectativas. El desempleo que vive Soto Norte, es resultado de esta movilidad de mano de obra. Es deber del Estado, apoyar políticas de reconversión tecnológica para la comunidad que habita este ecosistema esencial para el recurso hídrico de más de 2 millones de habitantes.

4. La presencia de multinacionales mineras en la alta montaña de Santander, en la zona de Soto Norte, es la causa del proceso social en Defensa del Agua y del páramo de Santurbán. Los habitantes, se han expresado en multitudinarias manifestaciones, exigiendo: a) Suspensión de la megaminería en Santurbán y ecosistemas esenciales para la vida; b) Declarar moratoria minera; c) Soluciones reales para Soto Norte; d)No a la megaminería subterránea y a cielo abierto en las montañas de Santander; e)Defensa de las fuentes hídricas. El Ministro de Ambiente y otras autoridades gubernamentales, desinforman, emitiendo afirmaciones irresponsables, sobre el proceso social en defensa del AGUA.

5. Un Ministro de Ambiente, que ve las soluciones para Santurbán, como un problema de gerencia, no es garantía para formular una política sobre el AGUA. Nombrar un gerente que maneje el problema de Santurbán, sin abordar de fondo la presencia de la gran minería en la zona y haciendo afirmaciones descontextualizadas, es engañar a la población del Área Metropolitana de Bucaramanga.

6. El cambio climático, es resultado de la voracidad de unos pocos, sobre los recursos  que provee la madre tierra. No se entiende cómo en Santander, con 37 municipios con problemas por escasez de AGUA, las autoridades competentes, acuden a dar soluciones simplistas a las comunidades. Por más que ostenten el poder, no tienen facultades divinas, para crear corrientes de agua y direccionar los vientos; su deber es cumplir la Constitución y demás normas, sin acomodarlas, sin ser áulicos de la gran minería, que solo depara a la región, un futuro con pobreza y sin AGUA.

¡AGUA SÍ….. ORO NO!          

Bucaramanga, Agosto 27 de 2014

Putumayo, ¿qué está pasando?



Una licencia ambiental que desplaza comunidades en más de 12 mil hectáreas; más de un mes en protestas; heridos que prefieren trasladarse a Ecuador por temor a retaliaciones; reuniones con representantes del gobierno sin capacidad de decisión; y catástrofe ambiental por vertimiento de crudo.

Putumayo sufre de ironía. Ubicado en un sitio estratégico de desarrollo por sus riquezas extractivas y en un lugar privilegiado por su exuberancia medioambiental, enfrenta altos niveles de pobreza, conflictividad social, crisis ambiental y agudización del conflicto armado.

Constituido por 13 municipios distribuidos en alto, medio y bajo Putumayo; con una población indígena agrupada en 14 grupos étnicos y 120 cabildos, Putumayo ha sido un laboratorio en el que las categorías de desarrollo sostenible, calidad de vida y bienestar, impulsadas por empresas y gobiernos locales, regional y nacional han significado cosas diferentes para las comunidades campesinas e indígenas.

Las comunidades han visto como, en lugar de desarrollo, calidad de vida y bienestar, lo que ha aumentado es la crisis social y ambiental reflejada en una fuerte descomposición y conflictividad social; daños y catástrofes ambientales; agudización del conflicto armado, militarización, paramilitarización y violación de derechos humanos. Todo a pesar de la fuerte inversión de empresas nacionales y multinacionales y la declaración del departamento en 2011 como distrito especial minero.

El departamento del Putumayo, uno de los más ricos y diversos del país, se encuentra en crisis hace mucho tiempo. Ha sido laboratorio de políticas que no han resultado bien.

Desde la política de fumigaciones masivas a cultivos de hoja de coca que incentivaron las marchas cocaleras en el 96, y que generaron la retaliación paramilitar por casi diez años en el departamento; el inicio del Plan Colombia en el año 2000; la implementación de la política de “Seguridad Democrática” en el 2002; la segunda fase del Plan Colombia en el 2003; el inicio del Plan Patriota en el 2004; el comienzo del Plan Consolidación en el 2010; la declaración del departamento como distrito especial minero en 2011; hasta la ampliación, en mayo de este año, de licencias globales ambientales otorgadas al consorcio Colombia Energy por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) para la expansión y explotación de cien pozos más en los Campos Quinde, Cohembi y Quillacinga, jurisdicción del Corredor Puerto Vega-Teteyé, se podría decir que el departamento no ha tenido paz.

Acuerdos sin cumplimiento

En el departamento del Putumayo las protestas son comunes y los resultados siempre los mismos. Según líderes sociales, cada protesta realizada tiene el carácter de denunciar no solo nuevos hechos, sino el incumplimiento de acuerdos pactados en anteriores protestas. “Cada manifestación concluye en actas y compromisos firmados por el gobierno nacional, departamental y local con sus respectivas dependencias e instituciones competentes. Actas y compromisos que nunca se cumplen y que nos obligan a volver a levantarnos” señaló uno de los lideres de la Asociación Campesina del Sur Oriente del Putumayo (Acsomayo).

Y es precisamente por el incumplimiento de los acuerdos pactados desde 2006, y por la decisión de la Asociación Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) licencia 0551 del 30 de mayo de 2014, de permitirle al Consorcio Colombia Energy incrementar sus operaciones en más de 12 mil hectáreas en el corredor Puerto Vega-Teteyé (zona rural de Puerto Asís), que campesinos e indígenas se encuentran desde el 10 de julio sobre las vías impidiendo las labores de la operadora del consorcio Colombia Energy: la compañía Vetra, la misma que ha sido blanco de los ataques de las FARC donde obligan a derramar el crudo transportado en carrotanques.

Yuri Quintero, representante de la mesa regional de organizaciones sociales y coordinadora de la red de DDHH del departamento del Putumayo, manifestó que las protestas se realizan como denuncia de la violación a la consulta previa y las consultas populares, derechos que tienen las comunidades cuando serán afectadas por proyectos de desarrollo en sus territorios.

“Hasta el 2006 se habían hecho algunos compromisos en el que la explotación petrolera iba a ser limitada a 39 pozos. Se hicieron compromisos para inversión social limitando el impacto social y medioambiental de las excavaciones, pero esos compromisos fueron violados y, por el contrario, desconociendo la consulta previa, se amplió a la explotación a cien pozos más en el corredor, afectando a las comunidades en una extensión de más de 12 mil hectáreas de tierra, ya que la ley de licencias es clara en que alrededor de cinco kilómetros a la redonda del pozo no debe haber población”, aseguró Quintero.

“Los campesinos e indígenas del corredor Puerto Vega-Teteyé no están dispuestos a perder su territorio, no están dispuestos a seguir soportando el aumento del conflicto armado y la destrucción de los ecosistemas como consecuencia de la explotación petrolera”, indicó Quintero, y sostuvo que “por eso toman la decisión de pararse sobre las vías exigiéndole al gobierno la derogatoria de la licencia ambiental otorgada por el ANLA en mayo de 2014 que violó la consulta previa y la consulta popular, y ha agudizado el conflicto armado y la catástrofe ambiental producto del mismo”.

En la zona los enfrentamientos entre manifestantes y agentes de la Policía son constantes.


“La misión del gerente estaría encaminada a liquidar el hospital Federico Lleras Acosta”



|Por Nelson Lombana Silva|

Se agudiza la crisis del hospital regional Federico Lleras Acosta de la ciudad de Ibagué, Tolima. Cerca de mil trabajadores por temporalidad que laboraban en este centro asistencial quedarán cesantes a partir de las doce de la noche de hoy 31 de agosto, por decisión unipersonal del gerente José Raúl Reyes.

Este gerente administrador agropecuario que al parecer llegó a esta posición adulterando documentos, es un clásico ejemplo de la politiquería vergonzante de un departamento sin clase dirigente pulcra, decente y visionaria. Al parecer su misión es liquidar el hospital y entregarlo a privados. Su ineptitud y conducta paquidérmica tiene en jaque al segundo centro asistencial más importante en Colombia.

Al decir del dirigente sindical Yesid Camacho, “el gerente es más subgerente liquidador que llegó aquí a crearle problemas y hacer que sea liquidado”. Por eso insiste el líder sindical de Anthoc: “Más que privatizador, es liquidador”.

Según el líder sindical, hay una especie componenda para que este gerente continúe en su cargo acabando con la institución. Cita como ejemplo a la Procuraduría departamental. Mientras la universidad de Antioquia sancionó a los docentes que le dieron vía libre al irregular nombramiento del administrador agropecuario como gerente de este hospital, este ente del Estado no actúa para inhabilitarlo.

Según Yesid Camacho, hay serios hechos de corrupción comenzando por su nombramiento adulterando documentos. Lo grave es que sigue cometiendo hechos de corrupción como si nada sucediera. “El gerente ha seguido haciendo actos de corrupción – dice Camacho – el mismo abogado que defiende al hospital, es el mismo abogado que defiende al gerente”.

A pesar de las denuncias de los sindicatos Anthoc y Sindes contra el gerente administrador agropecuario, el gobierno departamental insiste en sostenerlo. Según Yesid Camacho, el ministerio de Hacienda ha dicho que no girará un peso mientras esté en el cargo José Raúl Reyes. “El ministerio de Hacienda considera que el señor Raúl Reyes no reúne los requisitos para manejar adecuadamente estos recursos”, señala. 

A pesar de la adversidad, el líder sindical se muestra optimista. Producto de la lucha de los trabajadores, ha conseguido hasta ahora $80 mil millones de pesos, $50 mil millones por el ministerio de Haciendo mediante crédito condonable y $30 mil millones por parte de la gobernación del Tolima.  El principal obstáculo por el momento al parecer es la terquedad del gerente de quedarse en el cargo con todo el desprestigio que carga sobre sus hombros.

La moral revolucionaria de los trabajadores es elevada. Una comisión de 70 trabajadores, hombres y mujeres, permaneció cuatro días en las instalaciones de la catedral, se han hecho varios mítines y movilizaciones por las calles céntricas de Ibagué.

Los trabajadores despedidos continuarán asistiendo comunes y corrientes a sus obligaciones, según asamblea realizada ayer en las instalaciones del hospital Federico Lleras Acosta sede la Francia después de las dos de la tarde. Mañana  habrá una reunión en Bogotá entre los ministerios de Haciendo y de Salud con el equipo del hospital regional y los representantes de los trabajadores para seguir discutiendo fórmulas.

Mientras esto sucede, el líder sindical Yesid Camacho llama a la sociedad tolimense e ibaguereña a rodear este hospital y evitar su liquidación y posteriormente su privatización. Aspira a contar este lunes con los ibaguereños, pero también con los campesinos, las organizaciones sociales, sindicales y populares de la ciudad musical de Colombia y del Tolima.

La página web: www.pacocol.org participó de la asamblea y entrevistó a Yesid Camacho y esto dijo:

-         Compañero Yesid Camacho: ¿Qué posibilidades hay de resolver la problemática del hospital regional Federico Lleras Acosta?

Yo pienso que las posibilidades son todas. Desde hace rato se está hablando de un saneamiento fiscal y financiero que le habilitaría al hospital $80 mil millones de pesos de entrada, pero resulta que la negligencia, la irresponsabilidad, la falta de compromiso de la administración del hospital, ha hecho que ese plan de saneamiento fiscal y financiero no se haya podido hacer.

Ese plan de saneamiento financiero y la reestructura de redes en el departamento está planteada hace más de cuatro meses, eso debería haberse hecho a más tardar en el mes de marzo. Sin embargo, este es el momento en que apenas hace un mes lo presentaron, pero según el ministerio de Hacienda, eso que presentaron no sirve para nada. No es un plan de saneamiento y financiero ajustado a las normas sobre esa materia, sino que es simplemente una relación de pago de acreencias sin definir fuentes, sin definir compromisos, sin definir evaluaciones, garantías de cumplimiento y nada de este tipo de cosas que determina un plan de saneamiento fiscal y financiero.

-         ¿Con la ineptitud del gerente José Raúl Reyes se estaría creando las condiciones para el acabose total del hospital?

Es indudable que el gerente es más subgerente liquidador que llegó aquí a crearle problemas y hacer que sea liquidado y nos tiene en una situación absolutamente complicada, porque su ineficiencia es total, la parsimonia para hacer las cosas y mal hechas que es lo que ha profundizado la crisis.

Además, la cantidad de mentiras. Porque primero dijo que eran $120 mil millones de pesos la cartera del hospital Federico Lleras Acosta, pero nunca dijo que esa cartera había provisionado $52 mil millones de pesos y esos $52 mil millones de pesos prácticamente son irrecuperables. Hay $25 mil millones de pesos de las EPS que se liquidaron, pero también hay $27 mil millones de pesos de cartera mal presentada, a la cual no se le contestó las glosas y de la cual no hay soportes en la mayoría de los casos.

-         ¿Podríamos hablar de un gerente privatizador?
  
Yo diría que más que privatizador, liquidador. Va a acabar con el hospital. Ahora, que la consecuencia de la liquidación ¿Cuál es? La privatización posteriormente.

-         Se habla que el gerente no era capacitado para asumir el cargo, que hay vicios serios de corrupción y que hay unas cuantas personas que lo defienden. ¿Qué hay de cierto en todo esto? 

Pienso que el gran culpable de la situación por la cual atraviesa el hospital Federico Lleras Acosta (o uno de los principales culpables), es la Procuraduría General de la Nación, en particular la Procuraduría Departamental del Tolima. La universidad de Antioquia ya sancionó a los profesores que hicieron el concurso porque encontró irregularidades en el procedimiento del concurso, porque los profesores de la universidad de Antioquia le admitieron la falsedad en que incurrió el gerente para llegar al hospital Federico Lleras Acosta.

Sin embargo, la Procuraduría hoy, no ha sancionado al gerente, ni siquiera lo ha inhabilitado temporalmente para que desempeñe el cargo. Es más: El gerente ha seguido haciendo actos de corrupción. Nos hemos encontrado con una cosa: El mismo abogado que defiende al hospital, es el mismo abogado que defiende al gerente. Hay un manto de duda muy grande sobre cómo se financia la defensa el gerente dentro de los procesos que tiene en el Consejo de Estado y en la Procuraduría.

-         Se rumora que casi mil trabajadores del hospital quedarían cesantes a partir de hoy 31 de agosto a partir de las doce de la noche. ¿Qué hay de cierto?

Sí, porque es que la mayoría de los trabajadores pertenecen a una planta temporal, porque no se ha habilitado la planta global totalmente. Entonces, como están en la planta temporal y esta estaba garantizada hasta el 31 de agosto, el señor gerente notificó hace tres días que a partir del primero de septiembre todo el mundo se va del hospital.

-         Ante esta verdadera “masacre laboral”, ¿Qué propone el sindicato Anthoc?

Las propuestas están hechas: Las salidas casi que están acordadas. Estamos de acuerdo que se haga el saneamiento fiscal y financiero; en esa discusión, en esa pelea, ya logramos $80 mil millones de pesos; $50 mil millones que da en un crédito condonable el ministerio de hacienda y hemos logrado que el gobernador se comprometa con $30 mil millones de pesos. Es decir, que ya hay $80 mil millones, más los $50 mil millones de cartera sana que tiene el hospital, estaríamos logrando $130 mil millones de pesos, lo que nos daría la posibilidad de poner por lo menos en equilibrio al hospital Federico Lleras Acosta.

-         ¿Sería clave que renunciara el gerente José Raúl Reyes?

Claro. El ministerio de Hacienda dice que no habilita los recursos del crédito condonable, si no hay una administración que garantice que esos recursos son manejados adecuadamente y considera que el señor Raúl Reyes no reúne los requisitos para manejar adecuadamente estos recursos.
  
Es que aquí nos está administrando…lo único que nos faltó era que en vez del hospital Federico Lleras Acosta nos hubieran colocado: Granja Federico Lleras Acosta, porque es que el hospital lo está administrando es un administrador agropecuario y no un administrador en salud.

-         ¿Qué llamado le hace usted a la comunidad sobre la problemática aguda del Federico Lleras Acosta?

Llamamos a la comunidad del Tolima y de Ibagué para que mañana lunes nos acompañe aquí en el hospital Federico Lleras Acosta. El llamado también es al movimiento campesino, al movimiento popular, a todas las organizaciones sociales, a las juntas de acción comunal y a todos los actores sociales que el día lunes haya una presencia masiva en el hospital Federico Lleras Acosta y que el día lunes exijamos la solución de fondo al problema del hospital. El lunes en la tarde hay una reunión en el ministerio de salud con toda la junta directiva del hospital y con el representante de los trabajadores, el ministerio de salud y el ministerio de hacienda, a ver si le podemos encontrar una salida al problema inmediato del hospital.

-         La protesta sigue firme, ¿Van hasta las últimas consecuencias? 

Nosotros aquí, la mayoría de trabajadores no tienen nada que perder. Ya los echaron. Van a permanecer aquí, sin tener vínculos laborales van a venir a prestarle el servicio a los pacientes. Por eso nosotros estamos diciendo también algo real y concreto: Ya los familiares de los pacientes nos firmaron hoy y los mismos pacientes que están en capacidad mental de firmar, firmaron de que ellos no quieren los trasladen del hospital Federico Lleras Acosta de la ciudad de Ibagué.

DECLARACIÓN FINAL XVII CLAE - ORGANIZACIÓN CONTINENTAL LATINOAMERICANA Y CARIBEÑA DE ESTUDIANTES



DECLARACIÓN FINAL XVII CLAE.
 
Nuevamente desde la memoria de los próceres se abren las puertas hacia el horizonte digno de la nueva sociedad. L os jóvenes de la reforma de 1918 no se equivocaron al plantearnos la necesidad de la educación renovadora, vestida de esperanza, de alegría, por la construcción de la patria nueva, grande e integrada. En cuatro días del extenuado trabajo, llegaron con alegría desde la Patagonia y la Norteamérica de los siux y apaches para nombrar la libertad en nombre de la nación nueva, libre y soberana. La alegría contagio los auditorios, los debates se conjugaron con el calor del ambiente nicaragüense, las resoluciones confirman una vez más el compromiso de los estudiantes con su tiempo.
 
Ahora que las garras del imperio amenazan con generar una guerra de muerte y miseria donde unos pocos viven a costo de los miles de millones que trabajan la tierra, que laboran en la fábrica , los que buscan el pan. En la tierra del general de hombres libres, de la fuerza sobrecogedora de los ideales de Carlos Fonseca Amador y estimulados en el espíritu siempre irreverente de este pueblo. En la Nicaragua, los estudiantes del continente de Nuestra América en la culminación de nuestro XVII CLAE, en donde más de 3 mil delegados de 23 países juntamos las rebeldías para arrancar el paso hacia la nueva aurora que en la educación emancipadora encuentre el horizonte de la patria para los humildes. A los 95 años de la reforma de Córdoba declaramos :
 
Frente a la crisis imperante del sistema capitalista, que sigue cobrando la vida de miles de seres humanos, sumiendo a los pueblos en la miseria, explotación, hambre, ignominia, nos ratificamos en la lucha sin cuartel en contra de ese sistema oprobioso. La crisis debe ser pagada por los ricos y, como alternativa, la construcción de una sociedad equitativa, digna y con justicia social.
 
Nos ratificamos en las banderas del antiimperialismo y la lucha por la liberación social y nacional de los pueblos y trabajadores. Denunciamos las guerras de ocupación imperialistas, en la búsqueda por el reordenamiento mundial y nos solidarizamos con el hermano pueblo de Palestina, permanente mente sometido a la sangre y al fuego por el sionismo fascista. Los palestinos tienen en cada estudiante latinoamericano un soldado de su causa.
 
Reafirmamos la unidad del movimiento estudiantil, el resto de movimientos sociales y de nuestros pueblos como única clave para la victoria.
 
Instamos a los gobiernos de América Latina, saludando los avances de plataformas como ALBA, UNASUR, Mercosur y CELAC a seguir incrementando las estrategias y esfuerzos para la integración de nuestras naciones. La integración no debe ser solo política. Solo garantizándola desde los pueblos tendremos el camino seguro para afrontar con mayor fuerza la lucha.
 
Rechazamos las políticas neoliberales que aún se mantienen en territorios de Nuestra América. La privatización de los servicios públicos en nuestros países solo contribuye al enriquecimiento de unos pocos sobre la pobreza de unos muchos. Asimismo convocamos a defender la vida sobre todas las cosas y en ese marco la defensa de nuestros recursos naturales y preservación del medio ambiente es la defensa de la existencia de la humanidad.
 
Denunciamos las nuevas formas de agresión del imperialismo bajo la fachada de un pode r suave. Los golpes de estado, las bases militares, el saqueo de nuestros recursos galopan actualmente con diferentes fachadas. La Alianza del Pacífico y los TLC esconden su propósito real de reinstalar al ALCA y la dominación sobre nuestras tierras.
 
Exigimos el fin de la criminalización de la protesta social que pretende deslegitimar la lucha en las calles como un instrumento de combate. Denunciamos la represión al movimiento estudiantil en cualquier parte y nos solidarizamos y demandamos la liberación de nuestros compañeros cuyo único delito ha sido el sueño de tener un futuro diferente.
 
Denunciamos la injerencia y proceso de desestabilización al proceso bolivariano de Venezuela por parte del imperialismo y la oligarquía venezolana y de manera especial las acciones terroristas contra las universidades; apoyamos la Revolución y exhortamos al pueblo a seguir construyendo el legado del Comandante Hugo Chávez bajo el liderazgo del Presidente Nicolás Maduro que garantice la continuidad del único camino que permitirá la mantención de la independencia y soberanía nacional.
 
Respaldamos y nos solidarizamos con la siempre eterna Revolución Cubana que no será jamás detenida porque tiene el apoyo de todo un pueblo que cada día sigue construyendo el sueño de una sociedad mejor. Repudiamos los planes de la USAID de internacionalización de la subversión y el uso de las nuevas tecnologías y de jóvenes latinoamericanos para desestabilizar el proyecto revolucionario. Exigimos de manera inmediata la liberación de nuestros 5 héroes detenidos injustamente por más 15 años en las cárceles del imperio y el fin al bloqueo genocida al que ha estado sometida Cuba por más de 50 años.
 
Queremos y tendremos un Puerto Rico libre, sin la bota del imperio gringo, por eso la libertad de Oscar López es parte de nuestra lucha. Repudiamos la intención del sistema colonial de la isla de intentar borrar la historia para desmovilizar al pueblo boricua en el sueño de lograr su independencia.
 
Nos solidarizamos con el pueblo argentino por el caso de los fondos buitres y reafirmamos el llamado a defender la integridad de nuestra América con el fin de la ocupación británica sobre las Malvinas.
 
Apoyamos la reivindicación de Bolivia de salida al mar como un derecho inalienable que les fue arrebatado.
 
Expresamos nuestro apoyo al logro de la verdadera y definitiva paz por la que lucha el pueblo colombiano, en especial sus estudiantes. Una paz transformadora, que no solo implique cese de las hostilidades, sino el logro de una sociedad libre, democrática y de justicia social como lo necesita Colombia y es indispensable para la Patria Grande latinoamericana.
 
 Reafirmamos nuestro pensamiento de que la educación no es una simple mercancía , no es patrimonio de trasnacionales ni grupos económicos, sino de los pueblos . El acceso libre a una educación con calidad, pública y gratuita es un derecho inalienable de toda persona , educación que debe servir a la integración solidaria de América Latina y fortalecer nuestra identidad, para romper las cadenas de la opresión y la dependencia . Recordando la frase martiana “ser cultos para ser libres” nos proponemos n o descansar hasta conseguir estos objetivo s , incidiendo directamente el conocimiento en el progreso y porvenir de nuestros pueblos .
 
Con el pensamiento del Che, Chávez, Zapata, Fefel, Morazán, Sandino, Alfaro, San Martín Martí, Bolívar, juramos defender su legado y construir una América Latina más justa donde el sol brille para los humildes y la educación sea para la emancipación.
 
Vivan los estudiantes.

Viva América Latina.

Managua, Nicaragua. 21 de agosto de 2014.

Trabajadores del hospital Federico Lleras Acosta se toman la catedral de Ibagué



|Por Nelson Lombana Silva|
 
Los trabajadores del hospital regional Federico Lleras Acosta, en un intento desesperado por salvar el segundo hospital en importancia a nivel nacional, decidieron tomar las instalaciones de la catedral de la ciudad musical de Colombia, con el fin de llamar la atención de la feligresía, del gobierno eclesiástico y del gobierno tanto nacional como departamental, sobre la dramática situación por la cual está pasando la red hospitalaria, en especial el hospital regional Federico Lleras Acosta.
 
La nefasta ley 100 de 1993, implementada en el marco del neoliberalismo tiene literalmente ad portas de ser cerrado el centro asistencial que atiende no solo a las comunidades de los 47 municipios del departamento, sino también a otras regiones del país. La crisis es aberrante y las soluciones no aparecen con claridad. Los dueños del poder se tiran el balón unos a otros.
 
Al parecer campea la corrupción en las altas esferas que gerencian la institución. Se ha convertido el hospital en un fortín politiquero colocando en alto riesgo la vida de los innumerables pacientes que a diario concurren allí. Las EPS les adeudan millonarias sumas de dinero y el gobierno no se atreve a colocarlas en cintura para que paguen oportunamente. Todo parece indicar la puesta en marcha de la vieja estrategia para justificar posteriormente su privatización.
 
Completan tres días la toma de la catedral por un grupo valiente de trabajadores de este centro asistencial con el liderazgo permanente de Anthoc y de Sindes. Distintos sindicatos han brindado solidaridad a esta heroica lucha por la defensa de la salud. Mensajes de apoyo han llegado, lo cual estimula la resistencia de hombres y mujeres que prestan su concurso a diario en este hospital de Ibagué. Anoche se rumoraba una especie de “masacre laboral” como represalia a los trabajadores de la salud en el Tolima. También se esperaba una respuesta concreta por parte del gobierno nacional y departamental. Los voceros sindicales han dicho que continuarán en la protesta hasta que haya una solución plausible.
 
Mario Nel Mora Patiño, presidente del sindicato nacional de los trabajadores de la salud y seguridad social, (Sindes) perteneciente a la seccional Tolima, fue entrevistado por las páginas web: www.pacocol.org y www.semanariovoz.com, sobre el particular y esto dijo:
 
-         ¿Es tan grave la situación del Federico Lleras Acosta y tan poca la respuesta del gobierno que no tuvieron otra alternativa que tomarse las instalaciones de la catedral?
 
El problema de la salud es supremamente grave y prueba de ello es que se está haciendo una vigilia, un asilo ante el señor arzobispo (Flavio Calle Zapata) como jerarca principal de la iglesia católica en el departamento del Tolima, para que interceda ante el episcopado colombiano y nos consiga una audiencia directa con el ministro de hacienda y donde haga presencia el señor presidente de la república el doctor Juan Manuel Santos, con el fin que se dé cumplimiento a los acuerdos suscritos cuando era candidato presidente, acuerdo que adquirió con los trabajadores de la salud y los habitantes del Tolima que iba a intervenir el hospital Federico Lleras Acosta para darle recursos, no para liquidarlo. Hasta el momento no ha sucedido ninguna de las dos cosas.  
 
-         Anuncios van, anuncios vienen, pero nada en concreto…
 
Efectivamente, el gobierno departamental (Luis Carlos Delgado Peñón) hasta el momento durante la instalación de las sesiones de la asamblea departamental se le planteó por parte de Sindes que hiciera una declaratoria de una emergencia manifiesta. Dijo que la iba a analizar, que iba a pasar la iniciativa a la jefe de oficina de jurídica del departamento pero hasta ahora no se ha pronunciado.
 
El gobernador manifiesta que va a dar $30 mil millones de pesos, pero gota a gota. Es decir, en el 2014 $10 mil millones, para el 2015 $10 mil millones y para el 2016 los otros $10 mil millones de pesos. El hospital no necesita un gota a gota. Si va a dar los $30 mil millones lo necesitamos lo más pronto posible para coadyuvar a resolver la crisis y el gobierno nacional aporte el restante, algo más de $130 mil millones de pesos.
 
-         ¿En qué condiciones está actualmente el Federico Lleras Acosta?
 
Las especializaciones se encuentran paralizadas a excepción de oncología, con los pocos medicamentos que tenemos. Son tratamientos de alto costo. Los especialistas se han visto obligados a renunciar habida cuenta que no hay insumos para atender a la población. Ellos no se arriesgan a asumir las consecuencias penales que implica patologías de alto riesgo sin tener los insumos necesarios para una cirugía de esa naturaleza compleja. Es decir, actualmente solamente estamos atendiendo las urgencias vitales, vitales, vitales. Estamos atendiendo solamente eso.
 
-         ¿Qué propuesta vienen planteando los trabajadores para salir de esta terrible crisis?  
 
La propuesta por parte de los trabajadores es que en primer lugar, le haga la intervención para que retiren al doctor José Raúl Reyes; dos, que la procuraduría segunda administrativa falle el proceso disciplinario contra el doctor José Raúl Reyes y la junta directiva para que lo retiren de la gerencia; tercero que lleguen los recursos, para que estos sean utilizados en compra de insumos y se les pague más de los cinco meses de salarios que se le adeuda a los trabajadores.
 
-         ¿Por qué el doctor José Raúl Reyes, tan cuestionado, continúa en la gerencia?
 
Esa pregunta hay que hacérsela al señor gobernador, porque a él le dijimos a través de una revocatoria directa que él no reunía los requisitos para ser gerente, el señor gobernador del departamento respondió que sí reunía los requisitos y que estaba bien nombrado. Hoy en día el tribunal administrativo en primera instancia nos dio la razón a nosotros los trabajadores. Teniendo en cuenta ese fallo, personalmente como presidente de Sindes, le pasé un oficio al gobernador que no apelara la sentencia en primera instancia, para que no fuera al Consejo de Estado. Sin embargo, lo primero que hizo el gobernador fue apelarla. Eso se lo dijimos en la sesión de la asamblea departamental.
 
Se da a entender que pareciera que tuvieran una componenda entre el gobernador del departamento y José Raúl Reyes, porque están esperando esa última instancia, mientras tanto lo mantiene en la gerencia y el hospital se viene muriendo.
 
-         Se rumora una propuesta de “masacre laboral” para superar la crisis del centro asistencial. ¿Qué hay de cierto?
 
Hace rato vienen desvinculando a trabajadores que están en planta temporal y precisamente, una de las razones de la crisis por la cual se encuentra el hospital ha sido que las diferentes cooperativas de trabajo asociado por la intermediación laboral, son ellas las que han embargado el hospital por más de $10 mil millones de pesos. ¿Y quiénes son los responsables? Los gerentes que han pasado que han contratado con esas cooperativas de trabajo asociado. Ahora tenemos una planta de personal temporal que esta directamente por el hospital y pretendían regresarlo nuevamente a los trabajadores a las cooperativas asociadas, situación que los compañeros de Anthoc y Sindes, no aceptamos y así se le manifestó al señor gobernador, que así nos toque trabajar al fiado pero que la gente tenía que estar directamente contratada a través de planta temporal del Federico Lleras Acosta, porque las cooperativas asociadas son las que han demandado y han fallado los juzgados laborales en contra del hospital por la irresponsabilidad de los gerentes de no aplicar la ley que esa clase de vinculación están proscritas por la constitución y los fallos.
 
-         ¿Hasta cuándo va esta protesta?
 
El paro continúa. La vigilia o asilo que se le pidió al señor arzobispo continúa hasta tanto no haya solución real por parte del gobierno nacional y departamental. Aspiramos que todos los tolimenses nos apoyen en esta lucha por la defensa del segundo hospital en importancia a nivel nacional. Necesitamos acciones de hecho y de derecho en esa dirección. El hospital es un patrimonio nuestro hay que defenderlo a capa y espada. 

Antes de autorizar fracking, Colombia debe garantizar protección al ambiente y la salud



Bogotá, Colombia. Ante la anunciada adjudicación de zonas para la explotación no convencional de hidrocarburos, la cual incluye el fracking, la Asociación Interamericana para la Defensa de Ambiente (AIDA) exhorta a las autoridades colombianas a aplicar el principio de precaución. Por ello, antes de autorizar operaciones de fracking y dado el riesgo de daños graves e irreversibles que implica, el Gobierno colombiano debe asegurar que esta actividad no afectará el ambiente y la salud de las personas.
 
La Agencia Nacional de Hidrocarburos lleva adelante hoy la segunda fase del proceso de licitación Ronda Colombia 2014 para adjudicar 69 áreas para la explotación de hidrocarburos, las cuales incluyen bloques no convencionales (aquellos en los que se puede hacer fracking).
 
"En países como Estados Unidos e Inglaterra, con estructuras de control más fuertes que en Colombia, ha habido contaminación de agua dulce, enfermedades en familias cercanas a pozos de fracking e incluso terremotos", dijo Astrid Puentes Riaño, codirectora de AIDA. "El principio de precaución existe justamente para evitar que en situaciones como esta, en la que los riesgos son altos y aunque no haya certeza científica total de los daños ambientales y en la salud humana, las autoridades sean precavidas y no autoricen actividades como el fracking cuyos impactos sean irreparables."
 
El fracking o fracturación hidráulica es un método de extracción de yacimientos no convencionales que consiste en taladrar un kilómetro o más, bajo tierra y luego horizontalmente, e inyectar fluido (agua, arena y químicos) al suelo, a muy alta presión, para fracturar rocas cargadas con hidrocarburos y liberar los mismos.
 
Este método puede tener graves e irreversibles impactos que incluyen el uso de millones de litros de agua (cada pozo requiere de 9 a 29 millones de litros), la contaminación de aguas superficiales y subterráneas, y el uso de más de 750 productos químicos que pueden dañar el sistema nervioso y el sistema endócrino, provocar cáncer, malformaciones y alergias. Hay evidencia científica que vincula al fracking con el aumento de terremotos como es el caso de Oklahoma en Estados Unidos, Nuevo León en México y Blackpool en el Reino Unido.
 
Por otro lado, el fracking genera 30% más de emisiones de metano, un poderoso gas de efecto invernadero, que la extracción convencional de hidrocarburos. Por ello no es una fuente de energía limpia pues contribuye al cambio climático.
 
Dados estos impactos y citando el principio de precaución, Francia prohibió el fracking, y Alemania estableció una moratoria a esa actividad hasta que la industria pueda garantizar que no causará impactos ambientales o a la salud.
 
"La institucionalidad ambiental en Colombia desafortunadamente sigue siendo débil y poco efectiva. Por ello nos preocupa lo que puede pasar con los acuíferos, los ecosistemas y las personas cerca de las zonas donde se usaría este método", puntualizó Carlos Lozano Acosta, abogado de AIDA.
 
En AIDA esperamos que Colombia y otros países de la región asuman una actitud similar a la de sus pares europeos y garanticen la protección de la salud ambiental y humana antes de dar vía libre a la explotación de yacimientos no convencionales. El costo económico, ambiental y social de permitir una actividad como el fracking sin la prevención necesaria en un país con grandes riquezas naturales y acuíferas sería mayor que el beneficio que podría traer.
 
###
AIDA es una organización internacional ambiental que por más de 15 años usa las leyes para defender el derecho a un ambiente sano en el continente americano. AIDA trabaja para proteger los ecosistemas que sirven como fuentes vitales de agua dulce para comunidades aledañas y para la biodiversidad.

LA UNIVERSIDAD DEL TOLIMA UN TERRITORIO DE NADIE




Una vez más hacemos el llamado a romper el silencio cómplice que impera en el campus, atrás quedaron los reclamos por profesores de planta, salones, prácticas y demás denuncias que eran lideradas por estudiantes y organizaciones estudiantiles, que poco a poco han sido cooptados con oficinas, estudios de especialización o maestría. Ya no se escuchan las voces de los inconformes o se leen los mensajes en las pálidas paredes que esconden tras su blanco una “normalidad” aparente, cargada de miedos, temores y sin sabores.

No podemos continuar siendo espectadores del dudoso manejo que se le está dando a la universidad del Tolima, en manos de la administración central en cabeza de Ñungo y los vicerrectores, así como del manejo que se les da a cada facultad donde los decanos hacen lo que les viene en gana sin tener en cuenta a los estudiantes, víctimas de estigmatización, señalamiento y persecución disciplinaria.

Basta ya de callar, como si aquí no pasara nada, ya han trascurrido varios semestres en que los estudiantes de la universidad del Tolima han exigido la re-liquidación de la tabla de matrículas que no se modifica hace más de diez años, que de gratuidad a los estratos 1 y 2 además de eliminar el cobro de derechos complementarios y de internet, además de que esta nueva tabla inicie el cobro a partir de 3 puntos porcentuales sobre el salario mínimo y no de 5 como se cobra hoy.

En este territorio de nadie han tenido lugar una serie de reuniones entre las directivas y estudiantes donde se escuchó atentamente los requerimientos que se les hacía por parte del estudiantado planteándoles las diferentes problemáticas de movilidad, espacios, ambiental y lo concerniente al tema de psicoactivos que aun continua son debatirse con la comunidad universitaria. Para lo cual se creó una agenda de discusión por cada tema, donde se adquirieron una serie de compromisos de “palabra” que a la fecha continúan sin cumplirse. Pues ni en las acciones, ni en la palabra de estos sujetos se puede confiar.

¿Vamos a seguir esperando que todo pase ante nuestros ojos? o ¿vamos a esperar que los “representantes” al consejo superior y al académico se pronuncien ante esto? Que a propósito ni los conozco y a quienes ya se les acabo su tiempo. Encontrémonos el martes 3 de septiembre en el salón de los estudiantes ubicado en el parque ducuara, para hablar de este y otros temas que sean de nuestro interés, porque no es que aquí no pase nada, sino que no se está haciendo nada para que esto cambie.

Estudiantes Universidad del Tolima

¿Qué razones explican la crisis de la UT?: Brújula para estudiantes que se resisten a creer que la tal crisis sí existe...



1. La planta profesoral actual es la misma de 1984 a pesar de que la población estudiantil pasó de 3000 a 35.000 estudiantes aproximadamente.

2. En el 2012 se aforaron más de 4500 millones de pesos para una reforma administrativa que nunca hizo un concurso de méritos. Recursos estables disponibles que nunca había podido tener la UT en toda su historia. Ese dinero debió emplearse en la planta profesores, y por el contrario, vinculó a más de 400 funcionarios en provisionalidad en medio de un clientelismo atroz controlado por directivos de la UT y las elites políticas de la región. Entre los provisionales tenemos antiguos líderes estudiantiles en un círculo vicioso que no termina.

3. La nómina de funcionarios administrativos (bajo las distintas modalidades de vinculación) se aproxima al número de profesores de planta y catedráticos, lo que es un despropósito a nivel nacional.

4. La Universidad sigue ocupando los rangos medios o bajos en todos los indicadores de desempeño en materia de producción académica, a decir por los estudios recientes de la Universidad de Antioquia.

5. Las normas estructurales de la UT se diseñaron antes de la Constitución del 91 y para una universidad con no más de 3000 estudiantes. De allí que su organización administrativa no funcione con eficiencia, que el Vicerrector Académico concentre casi el 80% del presupuesto y las decisiones académico-administrativas de la UT, lo que es un monumento a la estupidez. Y de allí que exista una Vicerrectoría Administrativa y de Desarrollo Humano, que no deberían existir, pues en realidad son Secretarías Técnicas o Estudiantiles, y sólo se concibieron para cumplir con cuotas clientelares.

6. Durante años se ha constatado que existe un monopolio de la contratación por parte de un grupo de suministradores y contratistas, el cual controla una suma multimillonaria de recursos públicos, y que nunca se ha investigado por los organismos de control.

7. Históricamente, los docentes y estudiantes que han argumentado lo anterior, han sido objeto de persecuciones, disciplinamientos, recortes salariales arbitrarios, entre otros, como instrumentos para obtener su silencio. Actualmente, existen más de 15 judicializaciones contra los miembros de ASPU, financiadas directamente por la administración. Muchas de ellas se montaron sobre requisitos imposibles de cumplir, formalidades u omisiones graves de la propia administración, y otras agresiones típicas de un régimen del terror. Recuérdese también que varios estudiantes han sido objeto de persecución por expresarse en graffitis, o por hacer intervenciones artísticas en las puertas de la Facultades.

8. La ejecución presupuestal discriminada por órdenes de pago y los gastos reales actuales en nómina administrativa han sido ocultados sistemáticamente por la administración actual, a pesar de los derechos de petición y tutelas que se han interpuesto. ¿Por qué el rector oculta esta información?

9. Nadie conoce las hojas de vida CON SUS SOPORTES, o méritos, de la mayoría de los directivos y asesores de la administración actual, a pesar de los derechos petición realizados por ASPU. ¿Por qué se oculta esta información queridos estudiantes?

10. Los catedráticos, que asumen más del 85% de la carga lectiva de la UT, no tienen acceso a un salario digno y consistente con su producción intelectual. ¿Cómo incorporar profesores de altas calidades con pagos miserables? ¿Educación pobre para pobres?

11. Sabían Ustedes de las amenazas de muerte contra Hansen Mahecha, miembro de la Veeduría de la UT, por denunciar la corrupción en la UT, quien debió exiliarse. ¿Habrá un cartel de la contratación en alianza con la mafia?

12. ¿Por qué el rector hace inversiones en edificios con problemas de sismo-resistencia, y por qué las licitaciones recientes se han cuestionado hasta el cansancio en los medios de comunicación?

13. ¿Qué interés hay en algunos directivos o funcionarios cuando quieren neutralizar a toda costa las acciones de protesta contra estos hechos? ¿Qué intereses circulan cuando falsifican la realidad a toda costa, como afirmar que los profesores que protestan en la puerta son "incompetentes"?

Los invito a revisar en google para que constaten su "pobre" producción intelectual, y sus "inexistentes" distinciones, y seguramente comprobarán que la pobreza académica reside en otro lugar.

Con toda la disposición de entregar las pruebas que soportan estas impresiones frente a la comunidad universitaria,

Alexander Martínez Rivillas-Profesor Planta UT
Ingeniero Geodesta-Universidad Distrital
Filósofo-Universidad Nacional
Máster en Gestión Pública y Desarrollo Sostenible-Universidad Autónoma de Barcelona
PhD (C) en Geografía- Instituto Geográfico Agustín Codazzi 

Procurador Ambiental matonea en favor de empresas mineras



|Por: Renzo Alexander García Parra|

En respuesta a la nota paga del Diario el Nuevo Día: “Procuraduría respondió al alcalde de Cajamarca, sobre viabilidad de consulta popular”, es importante evidenciar las imprecisiones y contradicciones en las que incurre el Procurador Regional para Asuntos Ambientales y Agrarios, Dr. Ernesto Cardoso; quien no escatima esfuerzos para desinformar y confundir a los concejales y la administración del municipio.

Empecemos diciendo que sus afirmaciones desconocen el concepto de la misma Procuraduría General de la Nación en el proceso de demanda contra el artículo 37 del Código de Minas que dio lugar a la sentencia C-123 de 2014 de la Corte Constitucional. Según la Sentencia, y en esto es importante ir a la fuente y evitar opiniones aceleradas (incluyendo la del procurador Cardoso), el concepto de la Procuraduría General de la Nación refiere el artículo 33 de la ley 136 de 1994, “de acuerdo con el cual los proyectos de naturaleza minera –entre otros- que amenacen con crear un cambio significativo en el uso del suelo o que den lugar a la transformación en las actividades tradicionales de un municipio deberán ser consultados con los habitantes afectados –por el mecanismo de consulta popular-”. Léase bien Dr. Cardoso. “De manera que, sin desconocer que es el legislador quien determina las autoridades competentes para establecer zonas excluidas de la actividad minera, dichos procesos pueden incluir la participación de la población afectada, para así concretar el principio de participación de la comunidad en las decisiones que los afecten.” (Corte Constitucional de Colombia, Sentencia C-123 de 2014, Magistrado Ponente Alberto Rojas Ríos, Fecha 5 de marzo de 2014, Literal V).

Dr. Ernesto Cardoso, el concepto de la Procuraduría es claro en señalar que debe “permitirse la razonable participación de las personas que se asientan en un territorio cuando un proyecto minero pueda llegar a crear un cambio significativo en el uso del suelo, que dé lugar a una transformación de las actividades tradicionales del municipio”. El texto señala el derecho de las comunidades a participar de las decisiones que las afectan, pone en evidencia las imprecisiones en las cuales usted ha incurrido.

Es incoherente Dr. Cardoso afirmar: “Es mejor decir las cosas con claridad, así no gusten o sean impopulares; pero es mejor la franqueza total que una verdad a medias porque termina siendo una mentira completa y no es responsable cuando la comunidad tiene tantas expectativas”, pues lo que plantea no corresponde con la realidad. Sus comentarios, además de imprecisos, desconocen la misión constitucional que le ha sido encomendada a la Procuraduría. Sus acciones han transformado una institución de defensa de los derechos ciudadanos en una nueva y simulada oficina del ministerio de minas. Es lamentable que sea usted quien difame y descalifique la propuesta de Consulta Popular que presentan las comunidades de Cajamarca. De seguro no ha entendido que la pregunta no se refiere directamente a proyectos mineros, sino a las competencias constitucionales y específicas de protección del patrimonio ecológico que son de competencia de concejales, alcaldes y la propia comunidad.

Le recordamos Dr. Cardoso que el derecho colectivo a un ambiente sano es superior al derecho privado de las empresas mineras; según el Artículo primero del Código Nacional de Recursos Naturales Renovables y de Protección (Decreto 2811/1974) “El ambiente es patrimonio común. El Estado y los particulares deben participar en su preservación y manejo, que son de utilidad pública e interés social”. Recuerde que el POMCA no contempla las actividades mineras para estos municipios; porqué frente a este tema no dice nada?

Desde el Comité Ambiental en Defensa de la Vida lo invitamos a leer directamente la sentencia C-123/14, a leer y entender los argumentos jurídicos sostenidos en el texto de la pregunta para la consulta popular de Cajamarca, a corregir sus imprecisiones, a ser coherente con la defensa del derecho colectivo a un ambiente sano, a defender el interés de los tolimenses y colombianos y no el interés de la Anglogold Ashanti como lo ha venido haciendo en algunas ocasiones, ver: Artículo Nuevo Día

Aunque usted y el gobierno central pretenden sacrificar al Tolima para el beneficio minero, estamos convencidos que la fuerza y dignidad del pueblo Pijao va a ser capaz de derrotar la codicia, corrupción y contaminación que nos quieren imponer los nuevos conquistadores.

Relato colectivo para la Paz

♠ Posted by Salmon in

|Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez|

Crear un relato colectivo sobre el conflicto armado en Colombia sugiere una decisión comprometida de los académicos que asumen el encargo de ir mas allá de lo evidente y poner en riesgo lo que parecía irrefutable. Les corresponde elaborar una cartografía completa de crueldades, infamias y acontecimientos de dolor sin tregua, padecidos por cientos de miles de hombres y mujeres a quienes se les arrebató la vida, bienes y libertades y se les impidió vivir con dignidad por efecto de la guerra, que unas veces es causa y otras consecuencia. La tarea es elaborar un relato común que afiance las perspectivas de Paz. Inevitablemente tendrá que ser revelada la doble dimensión de lo político tratado como proyecto de eliminación del enemigo y de la política de terror agenciada por el estado para garantizar el despojo y sostener la dominación.

La comisión histórica creada para apoyar el proceso de conversaciones conducentes a un acuerdo de Paz entre el estado y la insurgencia de las FARC, tendrá el objetivo de formular un referente de nación, de país, de verdad sobre lo ocurrido, un insumo para construir la verdad histórica sobre la que hayan de juzgarse los crímenes, los abusos y la tragedia de la guerra. Este será un relato colectivo, una narración descriptiva sobre lo ocurrido en medio siglo de una guerra, todavía vigente en medio de las conversaciones, lo que puede producir alteraciones cuando las situaciones del presente impacten las valoraciones sobre el pasado.

Participar en dicha comisión implica para sus 12 integrantes y 2 relatores, asumir el reto intelectual en nombre de la academia, mediante la exposición de análisis socio históricos, políticos y sociales. Esta representación exige posturas éticas, responsables con el tiempo, el espacio y la condición de un pueblo que ha luchado en cada momento según contextos cambiantes y particulares formas de resistencia y que ha aprendido a sobreponerse a los mas impensables métodos de sometimiento y crueldad. De cada momento han dependido los métodos de lucha que serán un factor de análisis importante, unas veces la resistencia ha sido civil otras armada, otras en silencio, es una telaraña de muerte difícil de abordar. El común denominador mas claro de lucha social o armada ha sido una concepción de dignidad, que es quizá el eje articulador entre la agenda social y la armada y que el estado nunca ha dado muestras de querer reconocer en su plena complejidad.

Alcanzar un relato colectivo del conflicto armado, implica pensar en la posibilidad de sentar las bases para reconstruir en serio un nuevo país, por lo que resulta incomprensible que el gobierno no apueste por dejar completo el relato, al dilatar la posibilidad de iniciar conversaciones con las insurgencias del ELN y del EPL. Lo que quede afuera o deje margen a vacíos por la ausencia de las voces directas de los otros actores armados y sus explicaciones para configurar el relato después no podrá ser sumado, así no funcionan las teorías ni adquieren totalidad los fenómenos, máxime cuando en la guerra se interconectan actores y modos de acción.

Para la comisión histórica será indispensable estar dispuestos a aceptar la condena de sectores de derechas, ultraderechas y disidencias desde el seno del estado, las instituciones y el capital, que harán lo que sea para descalificar y sabotear este propósito, que de completarse los hará responsables ante la otra verdad, distinta a la que han sostenido desde el poder gracias al relato incompleto de la guerra gestionado con narraciones a favor del triunfo del capital sin limites, de la democracia sin reglas y de las victorias militares.

Salirse del camino trazado con las reglas institucionales y jerarquizadas del poder para reescribir lo que parecía estar ya escrito, llevará por empedrados y difíciles lugares y zonas grises en las que no caben simples justificaciones. Tendrán a su favor los anhelos de justicia de la otra Colombia, negada, invisibilizada, de la que se conocen las cifras de sus muertos y sus victimas pero no de los verdaderos responsables de la barbarie, ni de los intereses que motivan su política de guerra. El relato colectivo integrará saberes y practicas cuestionando de paso la rigidez formal de ciertas disciplinas. El campo de construcción será tan complejo como el de la negociación misma, será un escenario de confrontación y debate de ideas, posturas, lecturas y modos de decir las cosas. Habrá que controvertir incluso tesis expuestas por los mismos intelectuales convocados. Este camino genera peligro para la estabilidad del establecimiento pero acrecienta esperanza para la nación entera que quiere sellar sus diferencias con justicia. El relato esta llamado a revelar lo que ha permanecido debajo de la política, de las estructuras sociales y del ejercicio del poder usado para dominar y oprimir.

Configurar un relato colectivo implica poner en duda muchas verdades impuestas y afianzar apuestas teóricas y practicas para descifrar lo que ha ocurrido con la vida misma y con la condición de humanidad de al menos tres generaciones.  En contravía a una sola idea de mundo institucionalizado y hegemónico, presentado sin clases, sin controversias, sin antagonismos, aparecerán las causas y consecuencias de la colonización para proponer la descolonización, de la opresión para proponer la emancipación, de la exclusión para proponer la inclusión. El relato colectivo será un instrumento fundamental para entender las realidades y los contextos de la guerra vivida y vigente y para convocar a volver la mirada sobre seres humanos concretos, que viven y padecen el rigor de las desigualdades y las humillaciones impuestas por el capital y fortalecer las capacidades y riquezas humanas para afrontar los grandes retos del siglo XXI ojala como una nación en Paz, ajena a la guerra.

JAIME GARZÓN: 15 AÑOS DE IMPUNIDAD

♠ Posted by Salmon in
“Yo creo en la vida, creo en los demás, creo que este cuento hay que lucharlo por la gente, creo en un país en paz, creo en la democracia, creo que lo pasa es que estamos en malas manos, creo que esto tiene salvación, eso es un norte demasiado largo” …“Eso es lo que yo hago en televisión le cuento al país sus propias desgracias” … “Liberales y godos...total piensan igual, gobiernan igual, roban igual.”
JAIME GARZÓN

DETENIDO JAIME GARZÓN POR QUAC

No fue un chiste. Al humorista Jaime Garzón, periodista del noticiero Quak, lo detuvieron por suplantación de autoridad. Estaba vestido de policía de tránsito con pito en boca en plena 100 con 15 de Bogotá. Garzón fue a la cárcel, pero a las pocas salió en libertad, siempre con buen humor. 

A la capitana Bobadillo del Tránsito Municipal no le pareció mucha gracia que el humorista Jaime Garzón se pusiera, sin permiso, prendas de uso privativo de los chupas .A las 4 de la tarde, Bobadillo, detectó al popular imitador de la televisión, en plena 100 con 15 de Bogotá, vestido con el traje azul turquí de los agentes de tránsito. Y comenzó una historia que puede tener tanto de humor como de rígida realidad.

Garzón estaba en plan de trabajo grabando para la sección Tráfico de influencias de Quak -el nuevo noticiero - una nota sobre el ministro de Transporte Juan Gómez Martínez. En la que palabras más palabras menos decía: para dónde quiere que eche el trancón, si el Ministro no sabe nada de transporte... porque se la pasa en avión.

Entre chiste y chiste se toparon con Bobadillo, pito en mano, y preguntando por un presunto permiso que debían tener para poder utilizar el traje de chupa. No habían pasado dos minutos del cruce de palabras con la autoridad, cuando todo el elenco, las cámaras y el sindicado, se vieron rodeados por agentes en moto y hasta patrulla de policía. Los curiosos tampoco faltaron y se encargaron de hacer enojar a la capitana Bobadillo, y darle motivos para la retención. 

El tumulto crecía. Incluso llegó un abogado de código civil en mano, tratando de defender la figura. Los improperios de la concurrencia se mantenían, la capitana Bobadillo no resistió el acoso, evaluó rápidamente los hechos y resolvió imponer su autoridad.

Garzón, con todo y lo divertido que es, fue a dar a la estación 40, retenido por suplantación de autoridad. El retenido no se amedrentó ni reparó en seriedad. Vengo a someterme a la justicia, fue el primer chiste que se le vino a la mente cuando traspasó la puerta que lo separaba de la libertad.

Hasta ahí todo parecía un capítulo más de su antiguo programa Zoociedad o de su recién nacido Quak, si no hubiera sido porque a las ocho de la noche, en medio del frío de Chapinero y sin lugar para tomar un tinto, ya era hora de que el chiste terminara.

En esas cuatro horas llegó el abogado. Toda la defensa la montaría sobre la idea de alegar que el traje no era uniforme sino un disfraz. Los amigos, fieles, lo llamaban de vez en cuando vía celular. Oiga, no vaya a salir triste que aquí están los noticieros esperándolo. Y él, a su vez, les contaba intimidades de la declaración: he confesado dos delitos, un cruce prohibido y un semáforo en rojo. Y también entregué a Félix de Bedout.

A las 8:20 de la noche, cuatro horas y media después de iniciado el incidente, y cuando ya no muchos esperaban, Jaime Garzón se asomó por la ventana del segundo piso, levantó los brazos haciendo el signo de victoria con los dedos de sus manos, y sólo en ese momento pudo hacer el chiste que probablemente estuvo preparando en los largos minutos de su cautiverio: Soy libre.

Explicó, ya libre, que gracias a la bendición papal y a una llamada de Fanny Mickey, había logrado salir. 

La muerte de Garzón les hizo ver a los colombianos que por primera vez el conflicto armado había tocado algo sagrado y tabú: la risa.” 

Antonio Morales, periodista y li-bretista de ‘¡Quac! El noticero’.




Que la alegría rompa la tristeza, la Resistencia Palestina ha triunfado



|Por Carlos Aznárez|Rebelión.org|

Gaza hierve de multitudes que, por fin, pueden sonreír después de una larga noche de bombardeos permanentes que duraron 50 días y destruyeron gran parte de la infraestructura de la Franja. Hoy mismo, el invasor sionista se fue matando, destruyendo lo poco que quedaba en pie.

Sin embargo, por estas horas Gaza festeja, los jóvenes y los niños lanzan caramelos al aire, las mujeres se estremecen de emoción abrazándose unas a otras, felicitándose por haber resistido hasta las últimas consecuencias. Llorando sí, gritando de dolor también, por esos hijos, hermanos, esposos y vecinos queridos que yacen sepultados bajos los escombros producidos por la maldad sionista, pero firmes y dignas diciendo a quien quiera escucharlas: “dijimos que no nos íbamos a rendir y no nos rendimos. Dios proteja y dé larga vida a nuestra Resistencia”.

Los hombres se arrodillan y besan su querida tierra a la que las bombas asesinas pudieron llenar de cráteres pero jamás mancillar. Disparos al aire, jóvenes levantando sus fusiles ahora sí en clave de alegría por este pedacito de paz que le han arrancado al monstruo sionista. Miles de puños cerrados apuntando al cielo, como queriendo decir: “no pudieron con nosotros” o “Aquí estamos, de pie y victoriosos”. 

El pueblo palestino es mucho pueblo para medirlo en palabras, sin que el hecho de pronunciarlas no nos parta la voz por la emoción admirativa que hoy, 26 de agosto, tenemos hacia quienes lo han dado todo para demostrarle al mundo que sólo con lucha se obtienen las grandes reivindicaciones.

Ha llegado el tan ansiado alto el fuego permanente, cargado de concesiones arrancadas a Israel en la mesa de negociaciones pero también en la decisión de los luchadores de Hamas, de la Yihad Islámica, del FPLP, el FDLP, los militantes de Al Fatah, los Comités Populares de Resistencia, y todos y cada uno de quienes en estos durísimos 50 días no cedieron ante el terror.

Esta victoria de hoy en Gaza, no nos equivoquemos, le pertenece total y exclusivamente a la Resistencia unificada palestina, a todas sus organizaciones combatientes, al conjunto del pueblo de la Franja que soportó un infame bloqueo durante once años, y que vio cómo cada uno de los ataques de ayer y de hoy intentaban arrancarle la ilusión de alcanzar una Nación Palestina independiente, libre de invasores. También, obviamente, son parte decisiva las mujeres y los hombres que en Cisjordania, viene soportando estoicamente razias, detenciones, demoliciones de sus viviendas. Y qué decir, de los miles de presos y presas que en las mazmorras israelíes soportan día a día la brutalidad del opresor. 

Que nadie, menos los políticos burócratas que suelen aparecer a la hora del triunfo, quiera sacar rédito de lo conseguido. Solos, absolutamente solos en lo que hace a esperar algo de la mal llamada comunidad internacional, los palestinos y palestinas, los de Gaza y los del West Bank se emponderaron de Patria y tomado del brazo avanzaron hacia el futuro. Sabían que junto a ellos, caminaban los pueblos del mundo, que por miles se manifestaron en las calles una y otra vez. Ahora que el alto el fuego permanente y la victoria se han hecho posible, es necesario vigilar las promesas formuladas por los asesinos de Tel Aviv, ya que no es la primera vez que amparados en la tradicional impunidad que los protege, burlan lo pactado. Además, es fundamental que quienes han cometido el más terrible de los Genocidios, paguen por esos crímenes. Así como en su momento fue lógico levantar un Nuremberg, hoy es indispensable que Netanyahu, Liberman, Pérez y todos su secuaces comparezcan como imputados ante la justicia internacional. 

Por último, que el festejo de esta victoria de hoy, conseguida a pulso por el pueblo palestino, no nos haga olvidar que una buena parte de la confrontación con el sionismo y sus protectores de Washington y la Unión Europea se libra todos los días, desarrollando el Boicot económico, académico y cultural contra quienes gobiernan el Estado Terrorista de Israel. Como ocurriera con los nazis en su momento, es necesario denunciarlos, impedirles que viajen por el mundo como si nada hubiera pasado, señalarlos como lo que son: criminales de lesa humanidad. Pero hoy, más que nunca, gritemos con fuerza: todas y todos somos Palestina. 

ÉRASE UNA VEZ MANUEL MARULANDA VELEZ




PEDRO ANTONIO MARÍN: UN HOMBRE LLAMADO «TIROFIJO»


Texto: Yezid Arteta Dávila 

 (Esta historia fue nominada a los premios Simón Bolívar de periodismo en el género de crónica. Fue publicada por la edición No 58 de la Revista Número dirigida por el laureado escritor colombiano William Ospina)  

Cuando un grupo de diputados franceses, durante las negociaciones del Caguán, fueron hasta el campamento de «Tirofijo» para discutir sobre la situación de Colombia, de repente se sorprendieron al observar que el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se levantó de la mesa, introdujo una mano en el bolsillo de su pantalón de dril, extrajo un puñado de granos de maíz y luego los arrojó a unas gallinas que merodeaban por los alrededores. Esta anécdota, que le relató a la periodista Patricia Lara[1] el diplomático francés Daniel Parfait, es la metáfora más fiel para definir al hombre que fundó y dirigió por espacio de 44 años a la guerrilla más antigua del hemisferio occidental: el revolucionario Manuel Marulanda Vélez —su nombre de guerra— jamás dejó de ser el campesino Pedro Antonio Marín, nacido el 13 de mayo de 1928 en la población cafetera de Génova.

Eran los primeros días del mes de diciembre de 1984 cuando lo conocí en el legendario campamento La Caucha. El cuartel lo componía una casa de varias habitaciones, construida en madera aserrada y techada con láminas de zinc, además de cuatro o cinco barracas que alojaban a los guerrilleros. En aquel lugar, atravesado por una diáfana quebrada que desemboca en el río Duda, se hallaba el mando central de las FARC, el selecto grupo de jefes insurgentes que, de acuerdo con los planes aprobados en la Séptima Conferencia realizada en 1982, estaba llamado a dirigir la estrategia de guerra contra el Estado hasta su derrocamiento, y remplazarlo por un gobierno popular. Han pasado desde entonces veinticuatro años y la guerra colombiana no parece tener un final cercano.

Desde la creación de la república en 1819, Colombia ha parido sólo dos hombres que han combatido en forma casi continua por más de medio siglo. El primero de ellos fue el aristócrata payanés Tomás Cipriano de Mosquera, que a los dieciséis años se enroló en las filas del ejército del Libertador, batiéndose en una y otra guerras hasta un poco antes de su muerte. El otro fue el agricultor Pedro Antonio Marín (Manuel Marulanda Vélez), quien se alzó en armas, casi sin interrupción, contra quince gobiernos, una junta militar y una dictadura. Mosquera y su ejército sedicioso derrocaron al gobierno de Mariano Ospina Rodríguez en 1861. Marulanda falleció sin haber visto que su proyecto insurgente llegara al poder. Coincidencialmente, ambos jefes militares murieron días antes de cumplir ochenta años.

La vida de Marulanda es la historia de Colombia en el último medio siglo. A diferencia de la mayoría de los líderes mundiales, que mueren asesinados por algún fanático, en el lecho de una sofisticada clínica, en mansiones rodeados por sus más cercanos colaboradores o en una elegante funeraria atestada de familiares que se disputan una jugosa fortuna, «Tirofijo» murió en un cambuche construido con varas, palmas y helechos de la selva, esa misma maraña de árboles milenarios, bejucos y hojarascas que por espacio de varias décadas lo protegieron de los enemigos que lo buscaban incesantemente para matarlo.

No puedo olvidar la impresión que me llevé aquella mañana que arribamos al cuartel general de las FARC en compañía de un guía que arriaba una recua de mulas cargadas con víveres para los guerrilleros, y Camilo, un músico natural de Neiva que se reincorporaba a las filas luego de haber purgado en prisión una condena por rebelión y que meses después encontraría la muerte en combate en un paraje del Magdalena Medio. Allí, frente a mis ojos, estaban los que para esos días eran leyenda: Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas. Y digo que me sobrecogí porque ya en ese entonces, aun para los mismos comunistas, «Tirofijo» era un mito que pesaba en el imaginario de los colombianos. Además de los dos históricos jefes insurgentes estaban allí Alfonso Cano y Raúl Reyes. Yo había decidido en aquel entonces abandonar las luchas universitarias en Barranquilla para unirme a las huestes de las FARC, y justamente Manuel Marulanda fue uno de los primeros guerrilleros que vi armados: portaba una carabina M-2 de fuego selectivo terciada sobre el hombro izquierdo, el mismo tipo de arma que inmortalizara el «Che» Guevara en la quebrada del Yuro, donde lo emboscaron e hirieron.

En Vivir para contarla[2], Gabriel García Márquez relata un episodio del que fue testigo en compañía del fotógrafo Daniel Rodríguez, ocurrido en la región de Villarrica por allá en los años cincuenta, cuando se desempeñaba como periodista en el diario El Espectador. Recuerda el Nobel la emboscada contra un destacamento de soldados de la dictadura de Rojas Pinilla, realizada en un paraje rural del municipio por un embrión guerrillero del Tolima dirigido por un muchacho de veintidós años que hacía «carrera en su ley». Cuarenta y tantos años después a «Tirofijo» lo consultaron en su campamento de guerra acerca de aquel episodio y dijo no recordarlo. No es así, Marulanda lo recordaba todo; simplemente quería minimizar, por no decir que esconder, su papel en la conducción táctica del combate, pues no era amigo de referir sus proezas militares (que se pueden contar por montones) porque su espíritu era de grupo, de acción colectiva. «Tirofijo» fue dueño de una memoria prodigiosa. Podía recordar en detalles cada roca, cada árbol, cada riachuelo que cruzaba un camino que recorrió hacía muchos años. Muchos mandos medios llevaron a cabo celadas exitosas contra la fuerza pública siguiendo estrictamente las instrucciones que les proporcionaba Marulanda, quien les decía en qué lugar debían emboscar a los francotiradores, qué recodo del camino debían sellar para que no escapara la patrulla, dónde ubicar al grupo de asalto o el de corte, en fin, el zorro «Tirofijo» tenía calcada en la memoria el teatro del combate, aun cuando estuviera a centenares de kilómetros del lugar o hubiera dejado de transitar por allí cuarenta años atrás.

«Tirofijo» se destacó como un guerrero entregado totalmente a sus hombres. Vivió como un espartano, con lo justo para sobrevivir en las duras condiciones de la guerra de guerrillas, compartiendo con su tropa cada una de las vicisitudes de la trashumancia guerrillera. Enseñando a cada combatiente desde lo más elemental, tal como la manera en que se debe cortar una cebolla para sazonar la carne de un cerdo, hasta la complejidad de una emboscada cuya relación era de 10 a 1. «Tirofijo» jamás creó distancias entre él y sus hombres, y así lo recuerdo, cuando una madrugada en La Caucha nos comentaba con lenguaje sencillo, sin pretensiones y arandelas, la decisión de las FARC de permitir la incorporación masiva de jóvenes estudiantes a las estructuras rurales, rompiendo con el viejo mito de que los «urbanos» no eran capaces de asimilar los vórtices de la lucha armada en el campo. Quienes lo escuchamos con inusual atención, compartíamos la misma ración de arepa y chocolate que él comía, sentados sobre unos troncos fijados en horcones.

Cuando se iniciaron los diálogos en el Caguán con el presidente Pastrana, en enero de 1999, más de medio centenar de guerrilleros procedentes de distintos frentes y columnas estábamos presos en la Cárcel Nacional Modelo de Bogotá. Seguíamos los sucesos relacionados con la negociación a través de la televisión, de manera que podíamos ver las imágenes de los voceros de las FARC, y naturalmente la ruda figura de Manuel Marulanda. Algunos de los prisioneros hacían notar que «Tirofijo» asistía a cada uno de los eventos luciendo una camisa a cuadros de colores azul y blanco. Los más quisquillosos se ruborizaban por este hecho, pues mientras los voceros oficiales vestían diversos y elegantes atuendos, el jefe de un sólido ejército guerrillero aparecía en escena siempre con la aludida camisa, al parecer la única que guardaba en su mochila de campaña y reservada para la ocasión. Este simple hecho, que para algunos prisioneros era motivo de vergüenza, es por el contrario una demostración del hombre ajeno a las veleidades y la vanidad, un jefe revolucionario al que le tenía sin cuidado su imagen exterior puesto que para él lo esencial era su pliego de reivindicaciones. En estos tiempos de imágenes mediáticas, de poses superfluas y expresiones corporales estudiadas, no hay duda de que el guerrillero más antiguo del mundo era lo opuesto a todo ello, una especie de outsider a su manera.

La muerte de «Tirofijo» se produjo a consecuencia de un infarto cardiaco, tal como reza en el comunicado oficial de las FARC leído en forma grandilocuente por Timochenko, uno de sus discípulos que se forjaron en la Operación Cisne 3[3] que se libró en la histórica región del Guayabero. El cadáver de Marulanda Vélez ha sido el trofeo más preciado por varias generaciones de militares colombianos. Todo oficial o suboficial del ejército soñó alguna vez con «darlo de baja en combate». «Tirofijo» demostró ser más listo que sus perseguidores, y vaya que lo fue, pues más de medio siglo peleando y escabulléndose de las trampas que le tendían sus enemigos es, en el terreno militar, una verdadera hazaña, sobre todo cuando la guerra en Colombia ha sido de verdad y no de mentirillas. Su deceso no deja de ser una representación alegórica de las dos grandes utopías que hoy persisten en Colombia, a pesar de la muerte violenta de millares de ciudadanos por razones del conflicto. Una es la quimera que Marulanda ha dejado de herencia a sus sucesores y que pretende imponerse mediante un triunfo militar que le arrebate el poder a la rancia y codiciosa oligarquía colombiana. La otra es la fantasía de los guerreristas del establishment, que sueñan con minar en forma definitiva la capacidad de combate de los alzados hasta verlos forzados a firmar su rendición incondicional. Lograr un punto de encuentro entre estas dos posturas maximalistas podría ser la llave que permita transformar y construir la paz en Colombia.

En un país de saltimbanquis, donde a la dirigencia política le tiene sin cuidado realizar cualquier tipo de maroma para obtener sus réditos particulares, una sociedad que reproduce sin vergüenza alguna las más abyectas prácticas arribistas, la figura de «Tirofijo» parecería exótica. Marulanda fue un hombre testarudo, que jamás renunció a su programa de transformación agraria, lo que prueba su tesitura, independientemente de que se compartan o reprochen los métodos empleados para lograrlo. Es una lástima que la dirigencia del país, obnubilada por los prejuicios de linaje y su arrogancia intelectual, no percibieran que detrás del ejército que comandaba Marulanda se encontraban unos agravios íntimamente ligados a la tenencia de la tierra y a la persecución por sectarismo político. Los discursos de la «modernidad» miraron a «Tirofijo» como a un raro animal en extinción, lo trataron de «dinosaurio», de «chusmero», de «forajido», de «antisocial», de «bandido»; mientras tanto, él seguía reclutando campesinos en la frontera agrícola, en la punta de la colonización, en la Colombia de fábulas y mitos, en lo profundo, allá donde la historia se transmite de modo oral. Antes de escuchar y corregir los orígenes de las demandas campesinas, los centros de poder se emplearon a fondo por eliminarlo. El resultado es lo que sabemos: una guerra sin cuartel y sin reglas.

En la vida errante del guerrillero, donde se caminan miles de kilómetros durante días y años sin llegar a ninguna parte, el hecho de llevar una libra de más o de menos en la mochila adquiere una enorme relevancia. Menciono este detalle porque marchar al lado de Marulanda implicaba una serie de condicionamientos derivados de la rusticidad, o mejor, de la autenticidad de su carácter. La columna que caminaba con «Tirofijo» debía cargar un pesado molino para triturar el maíz, ya que no permitía que las arepas que consumían él y sus hombres se hicieran con harinas elaboradas. Gustaba de tener animales de huerta en sus campamentos, tales como gallinas o cerdos, y escuchar el canto de un gallo rompiendo la madrugada. Por razones tácticas y de respeto al orden de la naturaleza misma, sus subalternos tenían la prohibición terminante de cortar las raíces de los bejucos que se elevaban por los tallos de los árboles hasta entramarse sobre los copos, pero además no permitía la tala de bosques sin justificación o la cacería de animales del monte, salvo en caso de extrema necesidad, esto es, para alimentarse en aquellos períodos donde la supervivencia de sus combatientes dependiera de ello. Estas actitudes de Marulanda no eran el resultado de un discurso aprendido en torno al respeto al hábitat, ni tampoco una pose glamorosa alrededor del consumo de alimentos orgánicos, sino más bien una actitud connatural a un hombre de costumbres sencillas, la de los campesinos, aquellos que lo veían pasar por sus míseros ranchos, y sin embargo no lo delataban, no tanto por el temor que ello implicara, sino porque «Tirofijo» — como lo nombraban — era la representación misma de su marginalidad; lo veían como el «último mohicano», el residuo de aquellos tiempos turbulentos de la violencia partidista, donde el solo hecho de ser un desdichado labriego, liberal o conservador, era motivo suficiente para morir con la cabeza cortada a machete. Por esta razón, muchos campesinos se ufanaban de conocerlo o mentían entre ellos de haberlo visto algún día pasar por su granja, porque en últimas la figura tosca y perseverante de «Tirofijo» era la encarnación de los ilusiones de ellos mismos.

La biografía de Manuel Marulanda Vélez, cuando aún era el agricultor Pedro Antonio Marín, podría ser francamente aburrida para aquellos lectores que gustan de folletines y de historias románticas, con pasajes plenos de aventuras extravagantes y viajes exóticos. Lo único que se sabe por boca de su centenaria tía Ana Francisca Marín es que de niño era un excelente e invencible jugador de trompo. Que después apareció en una lista que por error el dirigente conservador de Génova, Floro Yépez Gómez, había dejado en el bolsillo de un sacoleva que envió a una lavandería de vapor. «Liberales para matar», titulaba el papel encontrado por el lavandero, donde por supuesto estaba el nombre de Pedro Antonio Marín, y tachados por una cruz los que ya se habían cargado. «Desde que se fue con la chusma de Modesto Ávila, ni más lo he vuelto a ver», le contó la anciana mujer, que cumple 101 años y vive en un barrio popular de Armenia, al periodista de El Espectador Miguel Ángel Rojas[4].

Quienes realmente convirtieron a Pedro Antonio Marín, tan pobre de solemnidad hasta ese entonces, en un auténtico personaje de biografía fueron los «ilustres» gobernantes de la época a quienes se les ocurrió la brillante idea de que un pequeño grupo de campesinos analfabetas, que gestionaban una comuna agrícola en el culo del mundo, eran la rediviva versión criolla de los bolcheviques que tomaron por asalto el palacio de invierno en San Petersburgo. Eso fue en 1964, y lo atacaron; él se defendió con 48 hombres que le acompañaban y años después obligó a los descendientes de los agresores a negociar con una organización que reunía a unos 20.000 combatientes a principios de 1998. Sin embargo, «Tirofijo» nunca se tomó en serio aquello de que era un importante dirigente revolucionario de América Latina, y siguió llevando al cinto una cubierta «chaparraluna» que guardaba un machete de dieciocho pulgadas, de los mismos con los que limpiaba la maleza en sus años mozos, cuando jornaleaba por unos cuantos reales en las haciendas cafeteras del viejo Caldas. Ni siquiera Marulanda se refería al hecho de que el más grande icono mundial de todos los tiempos, Ernesto «Che» Guevara, lo mencionara de manera relevante en el famoso Mensaje de la Tricontinental, escrito de su puño y letra en el año 1966 y publicado al año siguiente, cinco meses antes de su muerte en Bolivia[5].

Manuel Marulanda Vélez no se tragó el cuento de la fama que lo presentaba como el «guerrillero más antiguo del mundo», y a diferencia de los jóvenes combatientes que ostentaban vanidosamente ante las cámaras de televisión sus uniformes de campaña camuflados y sus fusiles de asalto, él seguía siendo el mismo Pedro Antonio Marín que conversaba con un ordeñador de vacas sobre la manera de curar la pata de un ternero que cojeaba. Sin portar charreteras, calzando sus botas de arriero, su pantalón de dril  barato y su camisa a cuadros de cuatro pesos, ponía en aprietos a los más encumbrados generales de la república aprisionados en sus lustrosos uniformes de fabricación estadounidense. Aparentemente, «Tirofijo» no era consciente de lo que representaba, pues a pesar de que su fotografía aparecía en la primera plana de los más importantes periódicos del mundo, y que sus imágenes eran presentadas una y otra vez en vivo y en directo por las grandes cadenas de televisión por cable, su cotidianidad proseguía igual, como si aún fuera el pobre muchacho campesino que se fue con la «chusma» de Modesto Ávila porque los conservadores lo andaban buscando para matarlo.

«Tirofijo» murió físicamente el 26 de marzo, según explica el comunicado leído por Timochenko. De inmediato, el ministro de Defensa dijo públicamente que el alma del fundador y jefe máximo de las FARC se encontraba desde ese día en el infierno (lo condenó a las tinieblas sin haber hecho escala en el purgatorio). Del comentario realizado por el ministro se ha de colegir que el paraíso está reservado para él y los suyos. Para desgracia de Colombia, las grandes y encumbradas familias que sucesivamente se han repartido el botín, por lo que sus alforjas están repletas, se han reservado el derecho de mandar no sólo en la tierra sino también en el más allá, arrogándose potestades que hasta ahora se había guardado para sí el mismísimo dios. No hay duda de que la soberbia de los poderosos es uno de los mayores obstáculos para la reconciliación de los colombianos. Si le creyéramos al ministro que el alma de «Tirofijo» está en los aposentos del diablo, bien podría el jefe de las FARC seguir la máxima de Mark Twain y sentirse cómodo adonde lo envió el alto funcionario de gobierno; al fin y al cabo, como diría este escritor estadounidense «el paraíso lo prefiero por el clima; el infierno, por la compañía». A lo mejor, el que fue el guerrillero más viejo del mundo encontrará más de un personaje interesante de la historia para conversar, para divertirse, para reírse, para dar y recibir consejos.

No sabemos si tomar en serio o no el ofrecimiento que ha hecho el alto mando militar colombiano de ofrecer una jugosa recompensa de varios miles de dólares a quien dé informes acerca del lugar donde fue enterrado el cadáver de «Tirofijo», con el fin de «averiguar» por las causas de su muerte. En Colombia todo parece ser serio pero al final todo resulta caricaturesco, tal como sucedió recientemente con el reloj de Raúl Reyes, presentado como un lujoso Rolex de varios miles de dólares; con todo, al final se comprobó que era un reloj «pirata», de los mismos que venden en el mercado de Tepito de Ciudad de México o en El Boliche de Barranquilla por unas cuantos calderillas. En Colombia, las noticias de la guerra han llegado a tal grado de banalidad que lo trágico se transmuta, como por arte de magia, en algo cómico. Fueron más de sesenta años, miles de muertos y millones de dólares que se emplearon para matar a «Tirofijo» y sin embargo no pudieron lograrlo. Ahora que se sabe que está bien muerto, la pregunta es: ¿cuántos años, cuántos muertos y cuántos dólares se necesitarán para dar con los restos de «Tirofijo»?

La última vez que vi físicamente a «Tirofijo» fue en el campamento de «Hueco Frío», donde funcionaba la Escuela Nacional de Cuadros Hernando González Acosta, dirigida en ese entonces por Timochenko. Habíamos finalizado una maniobra de entrenamiento con su columna de marcha, y Marulanda asistió a la reunión de balance y clausura del curso. Iba acompañado de un formidable perro ovejero bautizado con el nombre de Danger, y había abandonado recientemente el consumo de cigarrillos: los celebres Pielroja que lo acompañaron durante muchísimos años en sus campañas. En aquella jornada estuvieron también Jacobo Arenas y Alfonso Cano. Desde entonces han pasado veintitrés años y escribo estas notas a miles de kilómetros de aquel lugar, desde una escuela en la que se estudian los conflictos armados en el mundo y propugna la resolución dialogada de los mismos.

He cerrado el capítulo de la lucha armada luego de pasar un  tiempo en la prisión, y desde este lugar pienso en Miguel Pascuas — apodado «El sargento Pascuas» por quienes frecuentan los círculos de la guerra —, el único sobreviviente activo de aquellos cuarenta y ocho hombres que resistieron el ataque oficial contra Marquetalia en mayo de 1964. Pienso también en Alfonso Cano, el nuevo comandante en jefe de las Farc, con quien comparto el gusto por la música salsa y el futbol. En algunos momentos conversé con Pascuas en la zona montañosa de Corinto, territorio de los indígenas paeces, y también en un viejo campamento en El Pato, y la idea que me formé de él es que conserva el mismo componente de todos los marquetalianos: la humildad. En la Segunda Conferencia Nacional de Organización de la Juventud Comunista, en el año de 1977, coincidí con Cano, a la postre secretario del regional de Bogotá para la época. Algunos años después, militantes ambos en las filas de las Farc, charlábamos muy animadamente, y entre bromas, sobre el futuro de la organización. Era Alfonso Cano miembro del Secretariado y yo responsable de un frente en el suroccidente del país, y conmemorábamos para esos días el vigésimo aniversario de las Farc. En resumidas cuentas: Pascuas es la impronta viviente de un asunto campesino que aún está por resolver en Colombia, y Cano es la nueva generación de guerrilleros llamados a sellar un pacto definitivo: una paz que beneficie al conjunto de la sociedad colombiana.

Publicado en 3 septiembre 2011

Referencias: 

[1]. Véase revista Diners.

[2] Vivir para contarla, Editorial Mondadori, p. 553.

[3]. En 1980, durante una importante operación en la región del Guayabero, el ejército empleó un nuevo modo de operar contra la guerrilla, desplazándose a campo traviesa y sin dejarse detectar por la población civil. En respuesta, las Farc opusieron una nueva táctica, que se materializó en la Operación Cisne 3.

[4]. Véase diario El Espectador, 31 de mayo de 2008.

[5]. Ernesto «Che» Guevara, Mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental, abril de 1967.


Piedras en el Zapato - Documental Antiminero

SANARTE EN CUERPO Y ALMA