ELSALMON - Revista

... Gracias por elegir la dirección contraria, la de el salmón, que frente a la corriente reinvindica la vida y la dignidad como principios supremos de una Colombia justiciera y soberana... ¿Calamar o Salmón? http://elsalmonurbano.blogspot.com

LAS MENTIRAS DE ALONSO CUELLAR, OPINÓLOGO DE SEMANA



NOTA ACLARATORIA: LAS REPLICAS QUE NO PUBLICA SEMANA

A raíz de la “columna de opinión” que apareció en la versión virtual de Semana el 9 de mayo, con el título “Más rigor, por favor”, escrita por Alfonso Cuéllar, le envíe al Director de Semana la réplica que ahora hago pública. Ni siquiera se acusó recibo de la misma. No me extraña, porque en febrero de este año, luego de la publicación del Informe de la Comisión Histórica, en la edición impresa de Semana se tergiversaron mis palabras. En esa ocasión dirigí una comunicación en la que exigía una rectificación y esta nunca fue publicada. Como abrebocas al escrito de respuesta a las infamias de A. Cuéllar, doy a conocer el texto enviado el 20 de febrero

RECTIFICACIÓN INDISPENSABLE

Bogotá, febrero 20 de 2015

Señor
Alejandro Santos R.

Director Revista Semana:

En la edición No. 1711 –del 15 al 22 de febrero del 2015–, en el artículo “¿Cuándo empezó esta guerra?” comentan los informes de la Comisión Histórica del Conflicto Armado y sus Víctimas (CHCAV). En la página 63, en un recuadro, aparece entre comillas una afirmación que se me atribuye y, se supone, ha sido extraída en forma textual del Informe elaborado por mí o del resumen. Allí se dice: RENAN VEGA: “La guerra colombiana nace de la dependencia y adhesión de Colombia a los Estados Unidos, y se ha prolongado porque esta relación beneficia a las clases dominantes del país. El imperialismo ha favorecido la contrainsurgencia y el terrorismo de Estado”. Tengo que manifestar de manera categórica que esa afirmación no es mía. Es un resumen libre y ligero que hace el redactor del artículo y, aunque capta algunos de los aspectos centrales de mi Informe, se equivoca gravemente cuando dice que la “guerra colombiana nace de la dependencia y adhesión de Colombia a los Estados Unidos”. ¿Quién dice esto leyó de verdad y entendió el Informe?

En ningún lugar yo he dicho que la guerra se originó por acción o iniciativa de los Estados Unidos, puesto que hablo de una contrainsurgencia nativa que opera en Colombia desde la década de 1920, antes del surgimiento de la contrainsurgencia moderna, y las clases dominantes del país y el Estado libran una guerra contra la población colombiana, que comenzaron por sus propios medios desde mediados de la década de 1940, cuando se aniquiló al gaitanismo a sangre y fuego. En el camino, el anticomunismo de las clases dominantes se identifica con la política exterior de los Estados Unidos, cuya acción prolonga el conflicto y alimenta la contrainsurgencia y el terrorismo de Estado, desde la Guerra de Corea (1950-1953). Por esa circunstancia, defino la intromisión de los Estados Unidos como propia de de una “intervención por invitación”.

A la hora de hablar del conflicto armado en Colombia, los periodistas deben ser serios, responsables y veraces -máxime cuando se están glosando los ensayos de un estudio histórico- y no presentar una información sesgada y tergiversar el pensamiento de uno de sus autores.

Por todo lo anterior, solicito la correspondiente aclaración.

RENAN VEGA CANTOR
Miembro de la CHCAV


NO MIRES LA PAJA EN EL OJO AJENO…
Respuesta a una columna de Alfonso Cuéllar publicada en la Revista Semana
RENAN VEGA CANTOR

“[Que] peligroso… puede ser un micrófono en las manos de un cretino, cuando el tal cretino goza de total impunidad”.
Alfonso Sastre, La batalla de los intelectuales, CLACSO, Buenos Aires, 2005, p. 57.

En la edición virtual de la Revista Semana apareció un artículo de opinión de Alfonso Cuéllar, con el título Más rigor, por favor, el día 9 de mayo de 2015 y dicho artículo permaneció colgado en un lugar visible de esa edición virtual por lo menos durante cuatro días(1).

En este artículo se hacen unos señalamientos graves, irresponsables y sin el menor fundamento a mí, con nombre propio, y al informe que escribí para la Comisión Histórica del Conflicto Armado y sus Víctimas, continuando con la cadena de mentiras e infundios que iniciaron Adriaan Alsema de Colombia Reports y la Silla Vacía, con el fin de desvirtuar los resultados que presenta mi ensayo sobre la injerencia de Estados Unidos en Colombia y su directa participación en el conflicto armado que soportamos desde hace más de medio siglo. El mencionado “periodista” al iniciar su columna sostiene: “Todo parece indicar que la presunta violación de 53 menores por gringos en Melgar no tiene fundamento. Grave precedente”. A partir de tan poca seguridad, que se confirma con las palabras “todo parece indicar”, el autor sostiene, eso si ya sin ninguna duda, que “no hay evidencia alguna de que lo dicho por la Comisión y en particular, Vega sea cierto”(2). Para sustentar su afirmación recurre a una supuesta “investigación” de Colombia Reports y al artículo escrito por Miguel Rueda, de Fusión.

En mi respuesta a las mentiras divulgadas por La Silla Vacía, que son las mismas que repite Cuéllar, comprobé que sí existen evidencias de los abusos de militares de los Estados Unidos y la cifra de 53 casos yo no me la inventé ni mucho menos, sino que proviene del escrito académico de la investigadora Anna Kucia de 2008 sobre la influencia de militares de los Estados Unidos en algunos aspectos de la sociedad colombiana (3).

Cualquiera que tenga dos dedos de frente puede detectar fácil y rápidamente que el artículo de Adriaan Alsema, en Colombia Reports, carece de cualquier fundamento serio, si tenemos en cuenta que su autor reconoce que no lee (porque supuestamente en el mundo moderno estamos muy ocupados), descalifica el informe porque no fue sometido a pares académicos (acaso los periodistas tienen pares académicos cuando escriben y difunden sus mentiras), le pide al rector de la universidad donde laboró que me obligue a hablar con los periodistas, descalifica mis méritos intelectuales por escribir en periódicos y publicaciones de izquierda, asegura que las cosas que yo digo en mi Informe no son ciertas porque son producto de un “antiamericanismo primario” y, lo más llamativo y cínico, que no han existido ni abusos sexuales ni violaciones por parte de militares y mercenarios de los Estados Unidos sino que esa es una invención propia de un simple “mito urbano” (4). Creer a pie juntillas en este tipo de sandeces si indica la falta de rigor del señor Alfonso Cuellar y su altura investigativa y su seriedad a la hora de mentir y difamar. Por qué no comparó, con calma y rigor, las estupideces que se encuentran en el artículo de Colombia Reports con mi informe de 60 páginas, que se constituye en una explicación estructural y de largo plazo sobre la presencia de Estados Unidos en Colombia.

La afirmación más irresponsable, y carente de cualquier rigor, de Cuellar sostiene que soy un “un académico que no le pareció necesario investigar antes de publicar; violando un fundamento de su profesión” (5). Pues, quien no investigó y se limitó a reproducir los disparates de Colombia Reports y las frases descontextualizadas de Fusión fue el seudoperiodista Alfonso Cuéllar, quien parece que no leyó el Informe que yo escribí, el cual tiene un amplio respaldo documental, y donde además se exploran una diversidad de aspectos sobre la injerencia de Estados Unidos en Colombia, tales como su apoyo a la formación de grupos paramilitares, el patrocinio de la contrainsurgencia y el terrorismo de Estado, su formación doctrinaria a militares involucrados en los asesinatos de Estado (mal llamados “falsos positivos”), su patrocinio al uso del glifosato contra campesinos e indígenas, su alianza con grupos de asesinos (como los PEPES en Medellín) y un largo etcétera.

Carece por completo de cualquier rigor y seriedad un individuo que, goza del privilegio de escribir en un medio informativo de los dueños de Colombia, para señalarme como irresponsable en mi labor investigativa, basándose en las “habladurías escritas” de Colombia Reports, sin preocuparse por indagar lo que allí se dice.

Además, a Cuéllar le preocupa que supuestamente haya impuesto una “verdad absoluta para la opinión pública”, que no aclara cuál es, pero que parece referirse al hecho de que son responsabilizados como causantes y generadores de violencia el Estado colombiano, las clases dominantes –así como sus medios de comunicación tradicionales, como la Revista Semana-. Esto es lo que le incomoda a nuestro “riguroso” opinólogo, quien no necesita ni siquiera leer, sino que deja que otros lean por él, y luego, con la impunidad que le da el poder de figurar en un poderoso medio de desinformación, calumnie y descalifique a quienes no están de acuerdo con las falsas verdades de las clases dominantes de Colombia. Porque, hay que subrayarlo con claridad, no estamos ante una simple opinión de Alfonso Cuéllar sino que él miente, desinforma y tergiversa en forma malintencionada, al decir, sin ningún respaldo, que yo no tengo evidencia documental sobre los abusos sexuales de militares de los Estados Unidos.

Porque, en últimas, lo que le preocupa a Cuéllar radica en que se sepa la verdad acerca de la responsabilidad de los poderosos de este país –incluyendo a sus sostenedores externos, es decir, los Estados Unidos–, lo cual lo reafirma al terminar sus “habladurías escritas”: “Temo que la ligereza con que se ha tratado esta historia sea apenas el preaviso de lo que nos espera si se constituye la tan mentada comisión de la verdad. Y lejos de tener una mayor claridad sobre qué pasó en estas difíciles décadas de guerra, terminemos ahogados en acusaciones sin fundamento. Y de ser así, que no cese la horrible noche” (6).

Claro, lo que le asusta a los dueños de Colombia –de los que Cuéllar se presenta como uno de sus voceros– es que se sepa la verdad de la responsabilidad directa de industriales, grandes comerciantes, bancos, terratenientes, periodistas y dueños de medios de comunicación, empresas multinacionales, de los máximos responsable del Estado durante los últimos 70 años y, por supuesto, de los Estados Unidos, en el patrocinio del terrorismo de Estado, con sus múltiples crímenes. Para el “riguroso” columnista Cuéllar deben ser acusaciones sin fundamento los 5.000 asesinatos de los “falsos positivos” durante los gobiernos de Álvaro Uribe Vélez, el patrocinio de la Chiquita Brands a los paramilitares en el Urabá (que mataron a miles de personas) y por lo cual esa empresa fue sancionada en Estados Unidos con 25 millones de dólares de multa, los desaparecidos del Palacio de Justicia, el bombardeo a Santo Domingo (Arauca) en 1998, cuando fueron masacrados 17 personas, por bombas que fueron lanzadas desde aviones de la FAC y con participación directa de mercenarios de los Estados Unidos, las torturas generalizadas durante el gobierno de Julio César Turbay Ayala… y miles de acontecimientos similares, propios del Terrorismo de Estado a la colombiana. Estas son las “verdades sin fundamento” que aterran al señor Alfonso Cuéllar y él, con su enorme rigor informativo, no quiere que se conozcan.

NOTAS

1. Alfonso Cuéllar, Más rigor, por favor, disponible en http://www.semana.com/opinion/articulo/alfonso-cuellar-mas-rigor-por-favor/427074-3
2. Alfonso Cuéllar, loc. cit.
3. Ver Anna Kucia, The Complex Relationship Between Private Military and Security Companies and the Security of Civilians: Insights from Colombia. Disponible en http://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CCEQFjAA&url=http%3A%2F%2Fwww.havenscenter.org%2Ffiles%2FKucia%2520PS%2520draft_0.doc&ei=9otPVZbUO8aXNtKJgbAC&usg=AFQjCNHiEtDrESc5b5s6sG3Cu-1FQCtP6Q&bvm=bv.92885102,d.eXY
4. Adriaan Alsema, How I helped a pseudo-scholar spread anti-American propaganda, disponible en http://colombiareports.co/how-i-helped-a-pseudo-scholar-spread-anti-american-propaganda/
5. Alfonso Cuéllar, loc. cit. (Énfasis mío).
6. Alfonso Cuéllar, loc cit.

"Las mineras apoyaron y financiaron a grupos paramilitares en Colombia": Rodrigo Rojas, de la ONG holandesa Pax



ENTREVISTA A RODRIGO ROJAS, DE LA ONG HOLANDESA PAX
"Las mineras apoyaron y financiaron a grupos paramilitares en Colombia"

El colombiano Rodrigo Rojas Orozco es administrador de Empresas y tiene un posgrado en Geopolítica. Pero en un país como Colombia, para alguien que no quiere quedarse al margen de lo que sucede y busca la forma de contribuir a la solución, una opción razonable es especializarse en Negociación de Conflictos. Es lo que viene haciendo Rojas Orozco desde la organización Pax, y en un tema poco caminado en los noticieros: la violencia paramilitar asociada a las grandes explotaciones mineras en un área muy sensible de la frontera con Venezuela.

"Hace 25 años que estamos en Colombia –dice el asesor para Asuntos Humanitarios y de Paz de la ONG holandesa, de visita en Tiempo– y ocho en que tratamos específicamente la cuestión minera, tanto desde el aspecto de la seguridad humana como de los Derechos Humanos."

–¿Qué los llevó a interesarse en esa cuestión?
–Hace más o menos unos 12 años el gobierno de Álvaro Uribe tomó la decisión de reprimarizar la economía colombiana y nos volvimos dependientes de nuestras exportaciones de carbón y petróleo y de níquel en la costa, más las expectativas de grandes explotaciones de oro en la Cordillera de los Andes. Abrieron las puertas a las grandes mineras internacionales, algunas de ellas con una reputación bastante discutible, y hoy el 54% de las exportaciones de Colombia es petróleo y carbón y el café pasó a un segundo nivel.

–Ustedes elaboraron un informe sobre el apoyo de las multinacionales mineras a los grupos paramilitares en el que entrevistaron a víctimas e incluso a mercenarios. ¿A qué conclusiones llegaron?
–Las primeras explotaciones fueron en la zona del Caribe, al norte del país, y se van expandiendo a Catatumbo. Todo es cerca de la frontera con Venezuela. Esto ha generado una serie de problemas sociales y la conformación de grupos paramilitares. Tenemos denuncias y pruebas de que algunas de estas empresas, la Glencore, Prodeco y la Drummond, financiaron y apoyaron a un grupo paramilitar, el Frente Juan Andrés Álvarez, que generó más de 2600 muertos, miles de desaparecidos y casi 59 mil desplazados, campesinos que tuvieron que salir de la región corridos por la violencia.

–El año pasado hubo marchas y huelgas de campesinos de Catatumbo, ¿Tienen que ver con eso?
–No, esos eran campesinos cocaleros, pero algunos están pensando que también ellos se salgan de esa zona para apoderarse de la explotación. Venezuela tiene de ese lado mejores vías de comunicación y podría facilitar la salida al lago Maracaibo de la producción, lo que reduciría los costos del trasporte.

–Caracas denuncia acciones paramilitares en la frontera.
–La producción de carbón permitió una gran concentración de paramilitares y los venezolanos denuncian que hay infiltración y que alguna fue con fines de atentar contra la vida del presidente Nicolás Maduro.

–¿Los grupos fueron financiados por las empresas?
–Fueron apoyados por las empresas pero luego tomaron su propia dinámica y lograron una enorme influencia en la política local. Hay acciones de control social pero también de expoliaciones, fundamentalmente de la tierra.

–¿Quiénes las conforman?
–Hay mercenarios de EE UU que han participado. Hay una persona muy especial, James Adkins, que fue jefe de la base de la CIA de los Contras en Honduras y después responsable del departamento de seguridad de la Drummond y en la embajada de EE UU y terminó como asesor militar en Irak. De estas personas hay varias, veteranos de la guerra de Irak contratados como asesores y técnicos, pero también colombianos.

–¿Qué pruebas tienen que los relacionen con las empresas?
–Hay denuncias y declaraciones orales y por escrito bajo juramento de campesinos, líderes paramilitares y antiguos contratistas de las empresas mineras. Según las denuncias, los paramilitares iban a la empresa, comían allí y recibían financiación a través de los contratistas. El problema es que hubo abogados no relacionados con nosotros que hicieron demandas en juzgados estadounidenses para pedir reparación a las víctimas. Perdieron en primera y segunda instancia en tribunales en Atlanta. Los jueces dicen que no hubo relación directa entre las casas matrices con los paramilitares. Pero sí la hubo de parte de los administradores locales. Es un mecanismo utilizado por otras empresas.

–Una de ellas es la bananera Chiquita Brands, que viene ganando en otros tribunales estadounidenses donde fue demandada por apoyar a paramilitares en Colombia.
–Lo más grave es que están utilizando contrademandas contra los abogados que los están demandando. Están unificando una misma estrategia para acallarnos y que no podamos seguir demandando para implicarnos en causas por conspiración bajo los términos de la Ley Rico (Una ley federal del año 1970 para combatir la extorsión por parte de organizaciones criminales. RICO es la sigla en inglés para "ley contra las organizaciones corruptas y de influencia mafiosa"). Allá es una figura muy grave. Queda latente la amenaza de demandarnos si insistimos en la denuncia. El hecho es que si no lo denunciamos la situación sigue o empeora, no nos podemos callar.

–¿Las multinacionales financian a autoridades políticas?
–Hay un maridaje de las elites locales con las empresas, algunos de los directivos son sobrinos, primos, tíos, hermanos de los políticos locales que manejan los gobiernos departamentales.

–¿Hacen algún tipo de acciones para mostrar otro rostro ante la sociedad?
–Ahorita han tenido que contratar periodistas y relaciones públicas porque el mayor éxito de ellos era invisibilizar la situación. Para que no se supiera nada de lo que pasaba. Lo que hemos hecho fue visibilizar su lado oscuro.

–¿Este tema no forma parte del dialogo de paz en La Habana?
–No. A Cuba llevaron a algunas de las víctimas del conflicto, pero no a las de las multinacionales. Nosotros creemos que estas multinacionales son responsables, les tienen que decir a las víctimas la verdad, los tienen que reparar y les tienen que dar una garantía de no repetición. La exigencia de nosotros es que por lo menos se reúnan con las víctimas. No se puede hablar de acuerdos de paz si hay situaciones como es el caso del departamento del Cesar, con una población de un millón de habitantes donde hay 403 mil víctimas registradas, el 40%. Nosotros creemos que el tema de las victimas tendría que tener más peso en esas conversaciones. Y que hay una responsabilidad social, política, judicial y también de los empresarios en la financiación del conflicto que no se ha tocado mucho. Me llamó la atención que en Argentina se empezó a investigar a los empresarios que se enriquecieron con la dictadura. En el caso de Colombia la guerra fue una forma de acumulación primaria y secundaria y lo sigue siendo. Se habla de cárcel para guerrilleros, para los militares, pero no ha habido un juzgamiento a los empresarios. El Alto Comisionado para la Paz del gobierno de Santos, Sergio Jaramillo, habla de 13 mil empresarios que se beneficiaron de la guerra. Es un tema latente que va a tener que salir.

–¿Tienen miedo por represalias en relación con el trabajo que están haciendo?
–La sociedad civil quedó muy destruida, fue muy golpeada por asesinatos, desapariciones, hubo muchos delitos sexuales. Y aún queda terror en la población, personas que requieren asistencia social, hay familias muy traumatizadas y les estamos dando asistencia jurídica para su reclamación. Pero el temor es a la criminalización de la protesta social,  a que empiecen a juzgar y condenar a los dirigentes sociales y a los que de alguna manera protesten contra esas formas de minería. A eso le tengo más temores que a la muerte.

Descolonizar en cambio de competir sin garantías



|Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez|

Con un contexto de negación, empobrecimiento, corrupción, clientelismo, autoritarismo, carencia de políticas redistributivas y elevados niveles de enajenación de lo público a favor de lo privado, resulta fácil que desde afuera y otras voces de aquí adentro nos quieran convencer que somos subdesarrollados, subalternos e incompetentes y terreno abonado para el saqueo y la muerte. Un hecho es el de que no resulta fácil competir en serio con las llamadas universidades de clase mundial, pero si se cambia la óptica subalterna resulta propicio repensar las orientaciones trazadas y consolidar procesos académicos, científicos y culturales propios que vuelvan a conectar a las universidades con las necesidades de la sociedad y sus conflictos. La competencia en los ranking es desigual y asistir con poco sentido del contexto de lo que somos en realidad, mete a la educación y la ciencia en caminos sin salidas tratando de emular modos de actuar ajenos, que terminan en fracasos que justificamos como éxitos. Con los esfuerzos de sus estamentos, escasos recursos y capacidades actuales se podrían ofrecer resultados más contundentes que respondan a la cultura y necesidades sociales propias, además de hacer un uso más efectivo de la autonomía con fines de transformación social y aseguramiento de la descolonización del pensamiento que permita defender la soberanía, avanzar en la cultura y mejorar el dialogo. Es alarmante ver como después de hacer de todo, al costo que sea, como reorientar misiones, visiones, crear oficinas especializadas, acreditar, promover y hasta castigar, aun y salvo dos excepciones Colombia no encuentra puesto entre las primeras 500 universidades del planeta ni logra siquiera un 10% de lo que ellas son. El mito de que si seguimos así algún día lo lograremos no es verdadero, sencillamente  porque el sistema vigente de educación no es adecuado para ganar esa competencia y el marco social de condiciones de desarrollo de las universidades es adverso para seguir por la ruta ajena.

             Las universidades de Sao Paulo, Autónoma de México o Buenos Aires, que ocupan los primeros lugares en Sur América cuentan con marcos favorables al ejercicio de sus autonomías, basadas en los estatutos de las ciencias, por eso es más importante una facultad, un departamento, un científico o una cátedra abierta que un puesto de vigilancia y control o un parqueadero, lo que les permite fijarse reglas y mantener su status en el mundo de la ciencia y el humanismo. Las mediaciones e injerencias externas son mínimas y los estados por encima del interés de los partidos de gobierno, -aun cuando sus directivas tengan relación con sectores políticos-, cumplen buena parte de los compromisos pactados con la sociedad. El profesorado es comprendido y respetado por su condición de saber, por su condición intelectual; sus estudiantes son tratados como actores académicos esenciales y sus funcionarios como la base de apoyo de los procesos académicos, los tres no compiten, se complementan. Los recursos económicos de financiación son un asunto de estado que no puede ser omitido. De igual manera ocurre en buena parte del sistema europeo donde las universidades con mayor reconocimiento son públicas, empezando por las que llevan el nombre de sus ciudades de origen. En síntesis se requieren marcos de garantía que permitan asumir desde las universidades los retos de la sociedad y responder sin competir con mejores cifras en el número de intelectuales y científicos activos, la productividad de los mismos, los salarios justos y con condiciones de sus plantas académicas, los modos de hacer la docencia, la extensión y sus alcances de transformación del entorno y los modos de participar e impactar en la sociedad con compromisos sociales.

          El ámbito de las universidades privadas es otro, hay reinos inalcanzables que resultarían incluso seductores para copiarlos, extenderlos y masificarlos con el telón de fondo de lo público guiado con las reglas de lo público. El ejemplo más notorio es la Universidad de Harvard donde la matricula por una carrera de 4 años puede costar unos 60.000 dólares, en el corazón hegemónico del poder neoliberal, donde coexisten 248 universidades de las cuales 162 son públicas y 68 privadas. Con las cifras de su web, Harvard es la primera en los cuatro ranking globales principales. En su entorno no hay guerra interna, la desigualdad no es la constante, la universidad es respetada en su autonomía. Su calidad es de 100 puntos sobre 100 y triplica en todo a las 5 siguientes de Gran Bretaña, Australia, Japón. Sus cifras señalan que 40 de sus egresados han sido premios nobel y 8 han sido presidentes de Estados Unidos. El capital de la Universidad oscila entre 25 mil y 30 Mil millones de dólares, para sostener entre 18000 y 22000 estudiantes, es decir un promedio de 1 a 1.5 millones de dólares por estudiante y un poco más de 2000 profesores que atienden en promedio de 7 a 10 estudiantes. La investigación no la miden expertos iluminados externos, ni andan a la caza de indicadores, sus resultados se miden en impactos sobre la realidad global, lo relevante no es el número simple de publicaciones ni ponencias presentadas, si no la materialización de lo producido. Sus campus no son lugares de encierro, sus edificios, aulas y escenarios son confortables sin hacinamiento, sus pasillos no son mercados  abiertos, se mantiene la armonía entre historia cultura y entorno y toda intervención física pasa por análisis de diseñadores, artistas y arquitectos. Los consejos y comités directivos son de académicos y científicos con las más altas consideraciones y reconocimientos éticos, no son tribunas para ajuste de cuentas a adversarios ni instancias sin control al arbitrio de privilegiados elegidos y garantía de electores, tampoco botines de agentes externos ni patrimonios útiles a sus gobernantes temporales.

             En general las llamadas universidades de clase mundial tienen recursos superiores a 5000 millones de dólares, tienen en común solidas estructuras de autonomía, sistemas de gobierno relacionados directamente con las ciencias y las artes y son responsables por la protección y promoción de sus intelectuales y respeto y garantías de asociación, disenso y colegiatura. La clase política se mantiene al margen, no intenta sobreponer su ideología en el lugar de las teorías para limitarlas, ni pretende someter a confusos arbitrios democráticos y reiteradas elecciones las formas propias de la ciencia y la academia. Descolonizar para pensar lo propio, para abandonar las posiciones subalternas vendidas como grandes logros, indudablemente puede resultar mejor y mas oportuno que mantener la carrera de la competencia sin horizonte tratando de alcanzar al que va a adelante con otras identidades, propósitos, capacidades y contextos.

Las verdaderas preguntas sobre la multiestamentaria



|Por: Faiber Pérez Castañeda – Estudiante del programa de Historia|

Antes de preámbulos e introducciones iniciaré este texto con el punto que, al parecer, se ha tornado más importante y trascendental de la pasada asamblea Multiestamentaria del 7 de mayo. Me refiero a la agresión que propicié a un estudiante de Comunicación Social y Periodismo (me acerqué a él primero pidiéndole que preguntara a la asamblea si quería o no escucharlo, acto seguido respondió de manera histérica, luego de la discusión se originó la agresión). Esa circunstancia me lleva hoy a ofrecer disculpas públicas, no a un individuo en particular sino al espacio y proceso asambleario que venía viviendo la Universidad del Tolima y sus estamentos.

Ofrezco disculpas por haber respondido inconsciente y pasionalmente al sabotaje, dilatación y burla que dicho estudiante –quien llegó tarde a la asamblea- direccionado por la administración, intentó y desafortunadamente logró llevar a cabo. Claro, contando con la ayuda de quienes entramos en su lógica.

No quiero que se desconozca mi falta, si debo ser censurado y juzgado por mi acción irrespetuosa frente a un escenario de debate y construcción participativa de universidad lo asumiré. Sin embargo, si bien ofrezco disculpas también quiero pedir a la comunidad estudiantil que no permita reducir el problema de la Universidad del Tolima y su proceso asambleario a un hecho minúsculo, que puede ser solucionado entre las partes. Yo tengo voluntad de hacerlo. Pero la discusión, el debate, los argumentos, las propuestas y todo lo que compromete el PROCESO ASAMBLEARIO, debe seguir desarrollándose en nuestra alma mater.

No podemos alinearnos a las pretensiones de unos pocos que administran la universidad, cuya intención es destruir o a lo sumo desviarnos del eje central de la discusión que es: la crisis económica real o ficticia (doble contabilidad) que presenta nuestra institución, esclarecer las implicaciones de los convenios entre la U. del Tolima y la Fundación San Martín, el por qué de los préstamos de buses institucionales a partidos políticos de la región, la no fabricación de las residencias mixtas de la universidad, la negación del Rector Herman Muñoz a generar el acto administrativo que le otorgue facultades decisorias a la asamblea, étc.

<> 

Al parecer, la pregunta por el “otro” es uno de los interrogantes surgidos a partir de la asamblea del 7 de mayo. ¿Será que aquellos a quienes la comunidad universitaria no quiso escuchar y que fueron los mismos que llegaron tarde e intentaron dar su opinión sobre la hora de las decisiones son esos “otros” silenciados? Realmente ¿Quién ha sido ese otro negado, irrespetado e ignorado?

Ellos, los eternos amigos del orden establecido, clientelista y burocrático no son los “otros” acallados. Los otros ignorados somos nosotros, los estudiantes que mediante discusiones hemos pedido una distribución del presupuesto participativamente. Nosotros que hemos exigido la cancelación de unas elecciones para la representación estudiantil amarradas y amañadas. Los otros somos nosotros que hemos reclamado procesos democráticos reales dentro del campus. Los otros olvidados somos nosotros que solicitamos aulas, prácticas, laboratorios, bienestar universitario, trato digno a nuestros profesores, investigación y compromiso social y ambiental para con la región. NOSOTROS somos ese otro silenciado e ignorado porque día tras día el rector y su “grupillo” de seguidores desconocen nuestras exigencias, ignoran nuestros reclamos y desprecian nuestro pensamiento y potencialidades.

El más claro ejemplo es la pasada asamblea del 7 de Mayo -la cual no fue terminada después de las exaltaciones-. Ese día la asamblea aprobó la cancelación de las elecciones a representación estudiantil y aprobó un acto administrativo que otorgara legitimidad decisoria a la asamblea multiestamentaria. El rector Herman Muñoz no solo dio un NO tajante a la generación de tal acto administrativo, también desconoció el punto sobre las elecciones, llevándolas a cabo al día siguiente y por encima de nuestras decisiones.

Entonces ¿Quiénes somos los otros, los subalternos, lo olvidados, los ignorados, los silenciados y burlados?

Para finalizar y a manera de conclusión quiero reiterar que existen y han existido fuerzas desde el inicio del proceso asambleario que insisten –a manera muy acomodada- que el eje central de la discusión en las asambleas sea la convivencia y se deje de lado los problemas estructurales que aquejan a nuestra Universidad, como lo es el déficit presupuestal y malos manejos administrativos y económicos. Así que reducir el proceso asambleario a un acontecimiento como el ya mencionado sería dejar de lado todo lo que se ha logrado adelantar en materia de debate, análisis y propuestas para la construcción de la Universidad democrática, igualitaria, equitativa y participativa que queremos.

¡PROCESO ASAMBLEARIO DE INMEDIATO!

EEUU: El 75% de las muestras de aire y lluvia contienen pesticidas de Monsanto



Gracias al uso masivo de herbicidas en todo el planeta, seguramente hemos inhalado una dosis del herbicida mejor vendido de Monsanto, Roundup, según el último estudio del US Geological Survey publicado en la revista Enviromental Toxicology and Chemistry.

La sustancia química que compone el Roundup, conocida como glifosato, así como otras sustancias químicas “inertes”se encontraron en las muestras de aire y lluvia analizados en  el río Mississippi en 2007, el gran rio que atraviesa  EEUU y es el que recibe el agua procedente del  drenaje de cientos de explotaciones agrícolas.

Se evaluaron numerosos pesticidas usados en ese momento a través del agua y el aire recogidos  desde 1995 hasta 2007 en la época de crecimiento de los cultivos a lo largo del Delta del Mississipi. Si el hecho de que el 75% de las muestras arrojaran Roundup, no es lo suficiente alarmante, hay más:

– Roundup era preponderante (en aire y lluvia) así como otros 37 compuestos tóxicos.

– Se encontró glifosato en el 86% de las muestras de aire y en el 77% de lluvia.

– En 1995 se detectaron siete compuestos y en 2007 cinco, presentes en más de la mitad de las muestras de aire y lluvia en ambos años.

– En otros estudios realizados que prueban la presencia del glifosato en la orina, sangre y leche humana, se asegura que se aplicaron dos millones de kilos de esta sustancia a través del Estado (Louisiana) en 2007 o que el 55% del uso de herbicida durante ese año es el culpable de la prevalencia de este compuesto.

Lo que es sorprendente es que estos resultados no se han hecho públicos hasta 2015. Si los datos son correctos esto revelaría que ha habido un aumento de concentraciones (18) de glifosato en las muestras de aire y lluvia en solo doce años, y seguramente más desde que se tomaron las muestras, esto significa que nuestros cuerpos han estado expuestos  al ataque de las toxinas biotecnológicas no solo en la comida, sino en el aire que respiramos y el agua que bebemos hace más de una década.
A más tiempo de exposición a los tóxicos, más enfermedades, estas toxinas tienen un efecto sinérgico acumulativo cuando se asocian a otros tóxicos. Si quieres suspirar de alivio, tendrás que luchar contra la biotecnología, no sólo están envenenando la comida.

El oscuro secreto de Monsanto: los efectos del herbicida Roundup sobre el feto

OMS confirma que herbicidas utilizados por Monsanto podrían provocar cáncer en humanos

Herbicida de Monsanto deja al borde de la extinción a la maravillosa mariposa monarca

Monsanto busca apoderarse del Brocoli y el Melon

Monsanto, la semilla del diablo

Monsanto compra compañía que investiga la desaparición de abejas por pesticidas

La oscura historia de Monsanto
Por Christina Sarich / Natural society

LOS DIOSES DE LAS TINIEBLAS: KISSINGER,PINOCHET Y BANZER



A la luz de los hechos en la ejecución del “Operativo Cóndor” hubo una división de trabajo.

1)    El ideólogo del plan criminal fue Henry Kissinger, entonces secretario de Estado Norteamericano,
2)     A Pinochet le correspondió la tarea de limpieza  comunista   del aparato estado, sociedad civil y política En el marco de esta concepción brindar apoyo solidario a los otros países del Cono Sur,
3)    . A cargo del general  boliviano Hugo Banzer estaba la” limpieza” en el seno  de la Iglesia Católica  boliviana de sacerdotes , monjas, laicos zurdos, fórmula valida para los países del Cono  Sur de América Latina.

En la reunión de Inteligencia convocada para la creación de la OPERACIÓN CONDOR en Santiago de Chile el 25 de noviembre de 1975,el Mayor de Ejercito, Carlos Mena, firmó el acta de compromiso en representación del gobierno boliviano, es decir de Banzer. Irónicamente, cuando se murió Banzer el 5 de mayo del 2002 la Jerarquía Católica boliviana hizo una ceremonia inusual y  facilitó al genocida  el pasaporte para ir directamente  al cielo.

He aquí  las Instrucciones dada por  Banzer en el año l975,conocida mas bien como la RECETA BANZER,con aprobación de Washington.

a)    No se debe atacar a la iglesia como institución y menos a los Obispos en  conjunto sino a una parte de la iglesia más avanzada. Para el gobierno el principal representante de este grupo es Mons. Manrique. Los ataques a el deben ser de tipo personal. Hay  que separarlo de la jerarquía y crearle problema con el clero nacional.

b)    Hay que atacar sobre todo al clero extranjero vinculado exclusivamente a un grupo de ellos con Justicia y Paz, con la campaña de las firmas y  con una vinculación estrecha con los partidos políticos de izquierda sobre todo con el  ELN. Para ello hay que vincular su acción con la guerrilla de Teoponte, con la actuación del cura Prats. Hay que señalar insistentemente que estos son continuadores de aquel, que  predican la lucha armada, que están vinculados con el comunismo internacional y que han sido enviados a Bolivia con la finalidad exclusiva de llevar la iglesia hacia el comunismo.

c)    Controlar muy especialmente a algunas órdenes religiosas como dominicos, Oblatos, jesuitas y sus vinculaciones con Radio FIDES, Pio XII, Indicep, la actividad religiosa en el altiplano, con los algodoneros y sobre todo en las Minas.

d)    Colaboración de la CIA. La CIA a través de Fredy  Vargas y de Alfredo Arce ha decidido entrar directamente en este asunto. Se ha comprometido a dar una información plena de algunos sacerdotes sobre todo norteamericanos. En 48 horas han puesto en manos del Ministro del Interior información completa de algunos sacerdotes (documentación personal, estudios, amistades, contactos con el exterior. En este trabajo ha colaborado el Señor Lamasa (John La Mazza).También de otros sacerdotes y religiosas que no son norteamericanos tienen información.

e)    El cambio del Jefe del Servicio de Inteligencia Cnel. Árabe se debe a esto. El no estaba de acuerdo a realizar una lucha frontal contra la Iglesia, el nuevo Jefe de inteligencia, el Mayor Vacaflor, es un hombre muy duro, con tendencias sádicas y que ha colaborado directamente en algunas torturas. El está dispuesto a llevar a la práctica estrictamente el plan.

f)     Se ha abierto ya un fichero especial para religiosos y sacerdotes así como para algunos obispos y varias órdenes religiosas.
g)    Control de  algunas casas religiosas para tener localizados a algunos sacerdotes y poderlos seguir. Igualmente se ha de controlar el Obispado.

h)   Por principio ya no se han de allanar casas religiosas ya que esto genera mucha publicidad. A los sacerdotes de la lista se les ha de apresar en la calle, preferentemente en lugares donde no haya gente o en el campo. Los Agentes han de ir de civil en taxis contratados para el efecto. Se cuenta también con algunos Volkswagen pequeños que no tienen chapa oficial pero cuentan con radio-comunicación.

i)     A la jerarquía se le han de presentar los hechos consumados. Los religiosos apresados sin ninguna publicidad no han de ser trasladados al Ministerio o al DOP. Los agentes se han de poner en contacto con el servicio de Inteligencia a través de las radios. Es conveniente que mientras el Ministerio toma las medidas que mas convengan se los llevara en los coches a lugares lejanos de la ciudad. A los Obispos solamente se les comunica la expulsión como un hecho ya realizado.

j)     Los apresamientos se han de hacer preferentemente en el campo, en calles silenciosas o a altas horas de la noche. Una vez que se ha realizado el apresamiento de un sacerdote, el  Ministerio ha de tratar de introducir en su portafolio y si es posible en su habitación, propaganda subversiva, y alguna arma (preferentemente pistola de gran calibre) y se ha de tener listo su historial para desprestigiarlo ante el Obispo y la opinión pública.

k)    Por medio de algunos medios de comunicación social (sobre todo por elDIARIO) se han de publicar solicitadas para desprestigiar a Monseñor Manrique y aquellos sacerdotes y religiosas que representan una línea de avanzada en la iglesia. Se ha de acentuar la intimidación a PRESENCIA para que a lo sumo de una información muy parcial de los hechos. Se ha de exigir la firma para cualquier comunicado de tal modo que se puede controlar de donde vienen y quien los escribe.

l)   Mantener relaciones de amistad con algunos Obispos miembros de la Iglesia como Monseñor Parta, el P. Mestre, algunos sacerdotes nacionales de tal modo que la opinión publica no crea que hay una persecución sistemática de una iglesia nacional.

ll) Se ha prometido retribuir a los Agentes que mejor trabajen en este PLAN  Con las pertenencias que se confisquen en las casas de algunos religiosos.

m)  En este momento ya está elaborada la lista de los diez sacerdotes que deben ser apresados.
n)   Existe una acusación contra Justicia y Paz, en manos del Ministerio del Interior, formada por diez sacerdotes y religiosas bolivianos.

(Dialogo Social, No.69,Panamá 8 de julio de l975 que se encuentra en DIAL,Paris, DIFFUSION DE L’INFORMATION SUR L’AMERIQUE LATINE,siendo su director el sacerdote católico Charles ANTOINE).)

La receta del general Hugo Banzer se aplicó de inmediato en Paraguay.

En el “Campo de Concentración de Emboscada” me enteré  a través  de las propias victimas de la represión desatada en contra de los campesinos de la Colonia “San Isidro de Jejui” ubicada a 300 Kms. de Asunción. Dicha comunidad, propiciada por la autoridad eclesiástica, estaba formada inicialmente por 24 familias, un sacerdote católico, una comunidad de religiosos contemplativos denominados “Pequeños Hermanos de Jesús”, y por algunos miembros de la Asociación Misionera Seglares de España. Eventualmente, se encontraban en el lugar los ciudadanos norteamericanos Monseñor Roland Bordelon y el Sr. Kevin A. Cahalan, directivos del programa CARITAS.

A las 4 de la madrugada del 8 de febrero de l975,un pelotón de setenta soldados Comandados por el coronel José Félix Grau, conocido más bien como el “carnicero de la muerte” asaltó la colonia campesina, mientras sus habitantes estaban dormidos.

Ocho campesinos  asesinados, numerosos heridos y medio centenar de detenidos, además del incendio de sus ranchos y el robo de sus modestos ahorros, fueron el balance de la acción de esta brigada antisubversiva del Ejército.

En la operación fueron detenidos y remitidos  al Departamento de Investigaciones (Policía Política) de la Capital las siguientes personas: Monseñor Roland Bordelon y el Sr. Kevin A. Calahan, los religiosos Jean Penard y Jean Trembais (franceses), sacerdote Neil Rodríguez, de la Congregación de los Padres del Espíritu Santo, oriundo de la Isla Trinidad, Maria Pilar Larrayos ,miembro de la Asociación Misionera de España, Carlos Cabrera, diacono de la Diócesis, los campesinos Apolo Álvarez, Antonio Vera, Espiridion Martínez, Cleto Benítez, Modesta Ferreira y muchos otros.

La represión provocó un enfrentamiento entre la jerarquía católica local y los Representantes del gobierno. El Obispo de Concepción Monseñor Aníbal Maricevich, intentó proteger a los perseguidos, pero el coronel Grau ni siquiera le permitió acercarse al lugar de la represalia.

A los que no habían obedecido la orden de alto, dada por el pelotón militar, los  hicieron perseguir por los perros amaestrados. El único cadáver entregado a sus familiares, fue el de Arcadio Reinoso de 57 años, totalmente destrozado por los perros. El Mayor del ejercito Larramendia hirió a balazos al sacerdote paraguayo Braulio Maciel, que no recibió atención medica inmediata. Maciel se desempeñaba como miembro del Presbiterio de Concepción y sacerdote de la Colonia.

Ante la enérgica protesta del Obispo de Concepción, la respuesta de la máxima Autoridad local, José F. Martín Oddone, difundida por la radioemisora de esa comunidad fue “Dios esta en el cielo y Stroessner en la tierra” .Por lo tanto, según él, la única autoridad temporal reconocida en el Paraguay, es la del general Stroessner.

Argentina un año después,  bajo la presidencia del general Juan Carlos Ongania fueron asesinados  los sacerdotes Carlos de Dios Muria (argentino),Gabriel Longeville (francés),Wenceslao Pedernera (laico),  y el Obispo de la Provincia de la Rioja Enrique Angelelli. Hecho criminal ocurrido el 4 de Agosto de l976.

UN LUGAR LLAMADO ANILLACO. El ataque más resonante de los declarados Enemigos del Obispo Angelelli, se llevó a cabo el 13 de junio de l973 en Anillaco, un caserío riojano  empobrecido por los comerciantes que transformaron en Insuficientes las cosechas para vivir, sometiendo a los otrora autosuficiente Agricultores en arrendatarios de sus propias tierras o directamente en Peones de las mismas. (Ricardo Mercado Luna, El Independiente. La Rioja, Edición Especial l976-1996).

Para el Operativo Cóndor el jefe de la iglesia católica riojana Mons. Angelelli era Un  Obispo peligroso porque promovía cooperativas agrícolas, sindicatos, centros Vecinales, agrupaciones barriales para la construcción de viviendas, provisión de Agua potable, luz eléctrica, etc.

Monseñor Angelelli había aplicado sanciones canónicas a los  dirigentes de las fuerzas reaccionarias en franca rebelión contra el “Obispo rojo” ,hecho que aceleró  la mortal represión contra el   y sus  inmediatos colaboradores.

Tal como lo recomendaba el general Banzer a su Policía Política el Juez de la Causa que entendía el “accidente “fatal que sufrió  Monseñor Angelelli hace Constar el hallazgo de panfletos que se imprimieron en un mimeógrafo Eléctrico que se encontraba en la Iglesia Catedral de la Rioja y eran de apoyo a la cooperativa agrícola de campesinos (Codetral).

 INTIMIDADES DE UN NEGOCIADO

Pinochet fortaleció sus Industrias militares logrando licencia para fabricar y comercializar en el Cono Sur armamento ligero y equipos de combate para cuerpos de despliegue rápido. El negocio dio como resultado la creación de una nueva clase civica/ militar y el ejemplo cundió en la región. No hay un solo militar latinoamericano participante del “Operativo Cóndor” que no sea rico con cuenta bancaria en el extranjero y acciones en Empresas multinacionales” sin olvidar las grandes extensiones de tierras.

Cuando fui secuestrado el 26 de noviembre de 1974 me desempeñaba como Director del Instituto “Juan Bautista Alberdi”. Los represores que vinieron a buscarme en una lujosa camioneta Chevrolet  norteamericana de la General Motors, un verdadero CENTRO DE TORTURA MOVIL. se llevaron mis libros,  dinero , los artículos electrodomésticos que luego aparecieron en las “Casas de Empeños”  que pululan en la capital paraguaya. Esas casa fueron y siguen siendo en su gran mayoría de funcionarios policiales administradas por las esposas e hijos. En mi caso particular, mis bienes fueron rematados en la casa de empeño del comisario Aurelio Cáceres Spelt.

El 23 de mayo de 1981el comisario Alberto Buenaventura Cantero, Director de Política,  le rinde cuenta a su jefe Pastor Coronel sobre el negocio turbio policial en plena vigencia, Nota D.P.A Nº 402 y agrega que “la Jefatura de Investigaciones optó por no dar publicidad a los hechos que se mencionan, como el caso del Inspector Principal Silvio Álvarez Zarza para evitar escándalos y en salvaguarda de la institución policial”.  Cantero se esta refiriendo al negociado de pasaportes que la propia policía política otorgaba a los militantes Montoneros y Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) de Argentina y Tupamaros del Uruguay, Movimiento Revolucionario  de Chile (MIR). Por eso fueron castigados y dados de baja los siguientes funcionarios policiales en 1977.

Comisario Víctor Genes Espínola oficial inspector Victorino Lobatti, oficial segundo Carlos Franco, Ángel David Pereira Ramírez, Bernardina León de Giménez, Ignacio Samaniego, Presidente de la Seccional Colorada stronista (líder oficialista de base y al mismo tiempo aparato parapolicial), Sub Comisario Gervasio Snead Marín, Nilda León Samaniego de Corvalán , Carlos Emilio Barreiro Peña.

El comisario Cantero sigue historiando el delito de falsificación de Cédula de Identidad y Pasaportes oficiales y destaca que Bernardina León de Giménez “poseía un escritorio en la misma Secretaría de la mencionada institución” (Dirección de Identificaciones). El abogado argentino Isaac Augusto Damsky aparece como el promotor del negocio “quien abonaba en dólares el importe del pasaporte falso”. (Archivos del Terror 00010F 1644).

En la cámara de tortura de Asunción el prisionero político uruguayo Gustavo Inzaurralde declaró el 31 de marzo de 1977 que tomó contacto con la Sra.  de León para obtener un pasaporte paraguayo para viajar a Europa pero que en el momento en que la Sra. de León le había invitado para firmar y fijar la impresión digital por el Pasaporte fue detenido por la Policía Política. También cayeron en esta misma trampa Nelson Rodolfo Santana (uruguayo), José Nell (argentino), Dora Marta Landi (argentina), Alejandro José Logoluso (argentino), Amilcar Latino Santucho (argentino), Jorge Fuentes Alarcón (chileno).
Asuncion, mayo del 2015

MARTIN  ALMADA
VICTIMA DE LA OPERACIÓN CONDOR Y DESCUBRIDOR DE SUS ARCHIVOS SECRETOS


Piedras en el Zapato - Documental Antiminero

SANARTE EN CUERPO Y ALMA