ELSALMON - Revista

... Gracias por elegir la dirección contraria, la de el salmón, que frente a la corriente reinvindica la vida y la dignidad como principios supremos de una Colombia justiciera y soberana... ¿Calamar o Salmón? http://elsalmonurbano.blogspot.com

Asesinan a Carlos Alberto Pedraza Salcedo, dirigente del Congreso de los Pueblos




EL CONGRESO DE LOS PUEBLOS, denuncia ante las autoridades del Estado Colombiano y el gobierno Nacional, la opinión pública nacional y la comunidad internacional el asesinato de nuestro dirigente, compañero y amigo CARLOS ALBERTO PEDRAZA SALCEDO.  Carlos Alberto era licenciado de Universidad Pedagógica Nacional, líder cívico-popular del magisterio, integrante del Proyecto Nunca Más, del Movimiento de Víctimas de crímenes de Estado, de la Coordinación Regional del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia y del Congreso de los Pueblos que hace parte de la Cumbre Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular.

HECHOS:



1. El lunes 19 de enero de 2015 siendo las 3:00 pm, Carlos Alberto Pedraza Salcedo se trasladó de su casa ubicada en el barrio Molinos II de la localidad de Rafael Uribe Uribe en Bogotá, hacia la localidad de Teusaquillo donde tendría una reunión relacionada con la Comercializadora Agropecuaria El Zipa proyecto económico del mencionado Movimiento. El compañero Carlos se comunicó por última vez con un miembro de su familia, informándolo de las actividades que iba a realizar ese día y de su regreso a casa en horas de la noche.  Desde ese momento nunca se tuvo conocimiento de su paradero.

2. El miércoles 21 de enero de 2015 en horas de la mañana al parecer integrantes de la Sijín de Gachancipá-Cundinamarca realizaron llamadas telefónicas a números de contacto de la Comercializadora para lograr ubicar familiares de Carlos.  En la primera llamada mencionaron que encontraron una persona con las características de Carlos, quien tenía entre sus pertenencias varias tarjetas de presentación de la Comercializadora.  En la segunda llamada manifiestan que Carlos sufrió un accidente en motocicleta y necesitaban ubicar a un familiar.  En la tercera llamada afirmaron que: “fue encontrado muerto en los pinos con un golpe en la cabeza”.

3. El miércoles 21 de enero de 2015 hacia las 9 de la mañana es encontrado por miembros de Policía judicial, el cuerpo sin vida de Carlos Pedraza en un sector despoblado de la vereda San Bartolomé, denominado “las marraneras”.  El cadáver presentaba signos de violencia en la cabeza que posiblemente produjeron su muerte.

4. Es de aclarar, que el compañero Carlos Pedraza no tenía ninguna relación personal, laboral, social o política en Gachancipá, municipio ubicado a 60 kilómetros aproximadamente de la capital y no llevaba dinero ni pertenencias de valor, tan solo portaba un celular de baja gama que no fue encontrado en el lugar de los hechos.

Ante los hechos, EXIGIMOS AL ESTADO COLOMBIANO:

Adelantar las investigaciones y acciones legales necesarias para determinar los responsables intelectuales y materiales de los hechos.

Garantías para el ejercicio del trabajo social y político que realizamos las organizaciones sociales, políticas y populares del país.

SOLICITAMOS:

A los organismos de derechos humanos y organizaciones populares mantenernos atentos y alerta frente a estos hechos de victimización y persecución sistemática hacia nuestros dirigentes y procesos organizativos.

LLAMAMOS:

A  la opinión  pública  nacional  e  internacional,  a  los Organismos de protección  y defensa  de  los  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario,  a  todas las  organizaciones  y  personas  a pronunciarse solidariamente ante estos hechos y se exija al Estado colombiano dar respuesta efectiva a este crimen.


COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS

CONGRESO DE LOS PUEBLOS

Contactos:


¡SOLIDARIDAD ANTIMINERA YA! ¡LUIS CARLOS HERNÁNDEZ SOMOS TODOS!



Una mano / más una mano / no son dos manos / Son manos unidas /
 Une tu mano / a nuestras manos / para que el mundo /
no esté en pocas manos / sino en todas las manos. Gonzalo Arango

Luis Carlos Hernández, ingeniero forestal de la UT, asesor de la ONG Ecotierra y luchador ambiental del Tolima que en los escenarios públicos ha denunciado el impacto social, cultural y ambiental que trae consigo el proyecto de AngloGold Ashanti en La Colosa-Tolima, está siendo perseguido judicialmente por el Juez Segundo Penal Municipal de Ibagué, bajo el supuesto hecho de injuria y calumnia que ha interpuesto Aprominca, asociación secundadora de la multinacional megaminera.

A continuación publicamos los hechos que dieron lugar a la demanda por “injuria y calumnia”, relatados por el ambientalista Luis Carlos Hernández. Agradecemos la comprensión y solidaridad de los defensores del agua y la vida y esperamos contar con la presencia de las personas y organizaciones el lunes 26 de enero, a las 2:50 pm.

Sigue el texto-relato

ANTECEDENTES DE LA DEMANADA, POR INJURIA Y CALUMNIA,
DE APROMINCA

La demanda  es por haber preguntado,  en una Sesión Especial del Concejo de Cajamarca, del mes de mayo del 2010, al presidente de AGA de la época RAFAEL HERZ, si era  política de AGA usar extrabajadores de la minera para amenazar a ciudadanos, como el suscrito, en el parque a oscuras, para que no hablara en contra de La Colosa, como Malandrines.

Esto en razón a que días antes de esta sesión del Concejo, en las horas de noche, dos integrantes de APROMINCA me abordaron en el Parque de Cajamarca a Oscuras, para intimidarme  y reiterarme vehemente que de ninguna manera iban a permitir que yo siguiera hablando en contra de La Colosa, con el argumento de que yo no era nacido en Cajamarca y mucho menos me había criado allí.

El representante legal de APROMINCA, Hernando Parra, quien fue una de las dos personas que me salió en el parque,  procedió a demandarme inmediatamente   ante la Fiscalía de Cajamarca, por tratarlos de MALANDRINES.

Esa noche me acompañaban cruzando el Parque, Evelio y Renzo García, pero yo me les quedé un poco, lo cual aprovecharon los individuos para increparme.

Desde agosto de 2010 he sido citado a la Fiscalía de Cajamarca, para un Proceso de Conciliación con APROMINCA, pero esto no ha sido posible, pues ellos prácticamente me exigen que no vuelva a hablar en conferencias y en declaraciones a medios de comunicación, lo cual va en contra de mi libertad de expresión y la de los miembros de ECOTIERRA y todos los demás ciudadanos cajamarcunos.

Siempre que fui citado por la fiscalía me presenté acompañado de miembros de ECOTIERRA y de Rodrigo Rojas de PAX, la mayoría de las veces, incluso cuando el mismo fiscal no se hizo presente o canceló la diligencia vía celular el día anterior a la misma y cuando no pude asistir como es el caso de la citación de febrero de 2011, que coincidía con mi viaje al Brasil, a las minas de AGA. Presenté excusa válida para la misma, la cual está debidamente soportada con el pasaporte.

Del intento de conciliación fallida hay constancias, por eso no entendemos como el fiscal traslada ahora el proceso a manos del JUEZ SEGUNDO PENAL MUNICIPAL  CON FUNCION DE GARANTIAS DE IBAGUE, el cual me cita para el próximo lunes 26 de enero a las 2:50 de la tarde, para llevar a cabo Audiencia  de DECLARATORIA DE PERSONA AUSENTE Y FORMULACION DE IMPUTACION.

Sorprende la eficiencia de la justicia después de meses de paro judicial, y casi tres meses porque llegó el periodo de las vacaciones judiciales, para que el 11 de enero se me cite, cuando en el país hay casos más importantes y trascendentales, que una querella como la mía.

Qué contiene esto, qué presiones se estén dando, no lo sabemos, pero preocupa inmensamente el deseo a callarme, especialmente después de los dos debates del fin de año (2014), en el Concejo de Cajamarca, con la presencia de la Viceministra de Minas, Isabel Ulloa y del Viceministro de Agricultura, ANIBAL FERNANDEZ DE SOTO y especialmente el debate en el Concejo de Ibagué, con FELIPE MARQUEZ de AGA, en el cual di a conocer a los asistentes, la demanda por parte de APROMINCA, pues allí se hizo presente e intervino  uno de sus integrantes.

Al parecer, APROMINCA recibiría apoyo de la minera AGA a través de la Cámara de Asomineros, que dirigía CESAR DIAZ, pues asisten a cuanto evento de minería hay en el país.

La mayoría de los miembros, por no decir todos, han sido trabajadores de planta de AGA y ahora que están por fuera, prestan servicios esporádicos a la misma.
Este es grosso modo la síntesis de problema jurídico.

Saludos, Luis Carlos Hernández

Nota. Luis Carlos Hernández ha participado, a lo largo de varios años y sigue participando, en diversos encuentros, foros y debates, a título personal y como miembro de ECOTIERRA. Su postura ha sido siempre, crítica y analítica, por los inmensos daños y perjuicios al Medio Ambiente, si se destruyen las montañas de Cajamarca, por la acción de ANGLOGOLD ASHANTI.

Se podría suponer que la agilidad con la cual acciona la Justicia, se explica por fuertes influencias y presiones. ¿De dónde vendrán? Además, se buscaría enviar un mensaje, para frenar el trabajo de las personas líderes del Movimiento Ambientalista.

Antonio García, jefe militar del ELN, revela que ya acordaron con el Gobierno una agenda de 6 puntos



|Exclusivo El Primer Café de Canal Capital|

Antonio García, jefe militar del ELN: “Ojalá fuera mañana el momento de firmar los acuerdos”

En la primera entrevista exclusiva después de la realización del V Congreso del Ejército de Liberación Nacional -ELN-,

¿Cuál es la agenda concreta que ya está acordada entre el ELN y el gobierno? Hasta ahora, los puntos que se han ido trabajando y aún faltan concluirse son: 1. Participación de la sociedad. 2. Democracia para la paz. 3. Transformaciones necesarias para la paz (aún sin tratar). 4. Víctimas. 5. Fin del conflicto armado (aún sin tratar). 6. Implementación del acuerdo y refrendación de los mismos.

Aún con dos aspectos decisivos pendientes, ¿cuál es el margen de avance en cada punto?

En el primero, participación de la sociedad, el objetivo es que el proceso de paz incida o modifique el curso mismo de la dinámica política que el país conoce y ve. Del segundo, democracia para la paz, la discusión y definición de qué debe hacerse para darle vida a una democracia plena, real, aspecto que le corresponde asumirlo a la sociedad en pleno. En el tercero, transformaciones necesarias para la paz, los aspectos por transformar los debe identificar la misma gente, tomando en cuenta que la paz no tomará forma y contenido un día después de firmar los acuerdos. Para el cuarto, víctimas, es fundamental superar en conjunto: el desplazamiento y sus causas, verdad, justicia, reparación, no repetición, perdón y no olvido. … Y sí, no olvido, pues es la única manera de proceder para que el cúmulo de violaciones a los derechos humanos que los más pobres del país han vivido, no llegue a repetirse: son temas, enfoques y reivindicaciones que deben abordarse de manera directa con las víctimas, no con nosotros. 

¿El tema del narcotráfico no está entre los puntos hasta ahora tratados?

Cuando el ELN tuvo el interés para trabajar por la superación de este fenómeno pocos se interesaron. Nosotros hemos sido claros y explícitos en que nada tenemos que ver con el narcotráfico, no tenemos ni hemos tenido cultivos, ni laboratorios, menos rutas o negocios, tampoco distribución de ningún tipo. Entendemos que es un fenómeno que ha permeado a la sociedad y al Estado, y el ELN estará dispuesto a hablar sobre el tema cuando la sociedad pueda tratarlo en su conjunto. Por otro lado el Estado le dio la franquicia de ese negocio a los paramilitares y usarán sus utilidades para agredir a las comunidades y hacer contrainsurgencia. El Estado fue un aliado de los paramilitares. 

¿Cómo, en qué circunstancia, se dio el primer encuentro con el gobierno del presidente Santos?

Santos nos buscó. Sucedió hace dos años, a finales de agosto de 2012, justo cuando oficializaron el acuerdo de La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias -FARC-. Fue el gobierno venezolano quien propició la ocasión: aprovechó una cita que nos brindó para escuchar nuestra lectura sobre la realidad vivida en Colombia y nuestra visión sobre la paz en el momento.

¿Cuál fue la reacción de ustedes?

El gobierno colombiano conoce de sobra nuestra disposición para el diálogo, pero nosotros no queríamos apostarle a la incertidumbre, pues Santos tiene un discurso ambiguo, habla de paz y de guerra al tiempo. Pero ante la sugerencia del presiente Chávez aceptamos escuchar a los emisarios del gobierno de Santos.

¿Qué resultó de ese cara a cara?

Escuchamos sus puntos de vista, que no eran nuevos y que tienen que ver con lo que ellos llaman criterios para establecer un diálogo con la insurgencia: confidencialidad, diálogo directo y en el exterior. Varios de esos criterios no los compartimos, pero de todas formas acordamos que en un mes nos veríamos de nuevo.

¿Cómo se inició ese diálogo, qué tema trataron en primer orden?

Como sucedió en otras ocasiones, esta tampoco fue distinta. El mes de plazo se transformó por obra de ellos en siete, y la siguiente jornada de trabajo acordada para dentro de cuatro semanas se pudo realizar con 8 meses de retraso. El inicio de la exploración tuvo un alargue o incumplimiento de treinta y dos semanas. Es decir, hubo una pérdida de 15 meses, que no es culpa nuestra. Pese a eso, el gobierno en ocasiones dice que este proceso “marcha lento” o “con retardo” por culpa nuestra. Para nosotros la lección quedó aprendida: el gobierno no tiene prisa ni urgencias por la paz, así diga lo contrario.

¿Cuántas reuniones directas entre las partes se han realizado hasta ahora?

Van cerca de 15 reuniones y tres largos ciclos de intercambio durante un año. Cada ciclo toma, en promedio, dos o tres semanas de trabajo contínuo. Las reuniones son útiles para desatrancar asuntos de la agenda y detalles operativos.
¿De los que ya mencionó como parte de la agenda común, cuáles han sido los temas más empantanados?

Todos. Aunque suene raro, esto es así como resultado de una lógica de imposición con la cual el gobierno llega a cada cita. El Gobierno veda, impide acercarnos a temas como son: Fuerzas Armadas, economía, Estado, soberanía nacional, cuestiones todas vinculadas a la génesis del conflicto. Son tantas las prohibiciones, que surge una pregunta: ¿de qué vamos a dialogar? Es evidente que la pretensión del gobierno Santos es someternos. Una intención sin preocupación por la solución de los problemas del país. La única materia que les interesa, es la de las armas y la rendición.

Teniendo en cuenta los resultados negativos de anteriores procesos de diálogo, ¿cree que este intento sí saldrá airoso? ¿Con qué certezas se presentan a este nuevo intento?

Por nuestra parte, podemos enumerar cinco certezas:

1. La insurgencia no va a negociar por la sociedad, ni la llegada al acuerdo de paz garantizará que la vida cotidiana sea menos traumática que la vivida con el conflicto.

2. Una solución política del conflicto colombiano será viable en la medida que el Estado reconozca la naturaleza política del conflicto. De tal reconocimiento se desprende el carácter de las mismas medidas o reformas que es necesario cumplir para remover las causas del conflicto, entre las cuales hay entre otras, una importante: el cambio de la doctrina militar que orienta el accionar de las Fuerzas Armadas.

3. Para que la negociación que apenas estamos redondeando en su estructura formal gane dinámica, es fundamental que el Estado deje a un lado su insuperable lógica de que la contraparte va a incumplir.

4. La paz no es un problema de simulacro político y manejo mediático, con una dosificación que el establecimiento va entregando a la sociedad de acuerdo a los intereses del Estado o del mismo Ejecutivo. No puede ser así. Es necesario un manejo abierto de las Mesas de paz, que motive y haga partícipe en estos procesos al conjunto nacional.

5. Es fundamental una democratización de la sociedad colombiana. Es indispensable que el estado y que la clase política reconozcan el carácter político del conflicto. Un sine quanom para nosotros, para poder arrancar y ganar confianza en las posibilidades de un diálogo.

El ELN es una fuerza alzada en armas. ¿Por qué esa insistencia en remarcar la naturaleza política del conflicto?

Mientras no acepten esta premisa, las soluciones que definan serán erróneas…. No podemos aceptar que el carácter del conflicto es ideológico, como sucedió en la Guerra Fría, porque no lo es. Tampoco que tiene por motivación el enriquecimiento ilícito, y por tanto, que su motor es el narcotráfico, porque esta no es la realidad ni es nuestro quehacer. Menos, que su naturaleza descansa en el terrorismo. No, su naturaleza es política pues así permite afirmarlo el contexto en medio del cual surgió y en el cual se prolonga por cincuenta años.

¿Cómo calificaría al gobierno de Santos y su interés por la paz?

La política de paz de Santos es de pacificación, de sometimiento. El poder quiere aumentar tranquilo las ganancias; resalta que con el acuerdo de paz pretenden institucionalizar todo lo que es funcional al modelo neoliberal. Asumen convencidos que cuentan con una ventaja militar y que la pueden aprovechar políticamente.

Entonces, ¿qué pretende el ELN de estas negociaciones?

Establecer una agenda que abra y permita a la sociedad colombiana, por si misma (nosotros no podemos negociar en su nombre), identificar y definir el país que sueña y que es posible hacer realidad. Un mal acuerdo puede ser más perjudicial que el mismo conflicto que vivimos. Nosotros no tenemos afán de firmar cualquier acuerdo. Pues, dada su trascendencia puede perjudicar al país. Hacer un correcto uso del tiempo en la construcción de una agenda y su diseño para una solución es esencial en cualquier diálogo.… Los delegados del gobierno insisten en que todo será cumplido. Nosotros demandamos realizaciones inmediatas, medibles. Que la sociedad pueda gozar de inmediato transformaciones en su vida cotidiana, como garantía de que sí hay un cambio en el establecimiento. No solo repetir promesas.

¿Qué ejemplo puede mencionar de eso que define como indefinición gubernamental?

Ante demandas nuestras referidas a la ausencia de democracia real, ellos ofrecen garantías que ya están en la Constitución pero que no se cumplen. Lo correcto sería evaluar por qué no se cumple el mandato de la Constitución. Es decir, para el gobierno en Colombia hay democracia y para nosotros no es así. ¿Cómo nos pueden ofrecer como garantía una Carta de Derechos que ellos mismos violan constantemente?

¿Por qué a pesar de los intentos por dialogar, el conflicto no mengua?

Este gobierno, así como los anteriores, no tiene una política de paz propiamente. Están parados en los manuales de negociación, por eso apenas repiten la premisa de que la insurgencia está derrotada. Una postura que supuestamente les permitiría un acuerdo rápido, en tanto la insurgencia estaría urgida de firmar y salvarse.

¿Cómo cree que va a afectar este proceso a la coyuntura electoral 2015?

Ya lo afectó. El gobierno utilizó la paz para polarizar al país con propósitos partidistas. Pero hay que resaltar que la paz no puede ser objeto de los intereses privados, la paz debe ser un proyecto colectivo. Por eso, en las elecciones que vienen sería muy importante que la paz sea bandera de todos los movimientos y partidos, constituyéndose en una manera de vincular a todas las regiones a esta coyuntura de solución política del conflicto.

¿Qué tiempo le dan a esta negociación?

Nadie puede determinarlo pues las variables son muchas. Para nosotros, ojalá fuera mañana el momento de firmar los acuerdos. Como hemos dicho, basados en hechos reales no en supuestos; para facilitar el desarrollo de cualquier agenda estamos dispuestos a trabajar con la intensidad y dedicación que sea requerida.

Hernando González, un quemador de naves




|Por Carlos Orlando Pardo|

Acaba de morir a los 75 años este escritor, musicólogo, fotógrafo y hombre de cine y teatro a quien sus amigos llamábamos Poca Lucha.

Hernando González Mora quemó varias veces las naves y emprendió otras tantas su penoso retorno. Pero estuvo ahí, en su último barco, la literatura y la música, en cuyas aguas navegaba salvando tempestades y escollos para llegar a tierra firme, sin brújula diferente a la de su propio deseo de terminar su novela Bolero, que recoge una época siempre vigente en América Latina y algunos olvidados rincones de Europa. Gonzalez, que a veces era confundido con un médico de igual nombre y apellido o muchos que proliferan en varios lugares de  Colombia, no fue otro distinto al nacido en Cajamarca, la tierra de José Pubén, César Valencia o Jorge Eliécer Barbosa, el amanecer del 27 de enero de 1940.

 Su madre, Blanca Esther Mora, fallecida y oriunda del norte y Amador González, su padre de nombre novelesco, hijo de uno de los fundadores de Anzoátegui, conformaron una familia de seis hermanos residenciados en Estados Unidos, Bogotá e Ibagué. Pero lleguemos a la infancia. Y en la escuela central que tiene el nombre de Diego Fallon y que el futuro intelectual va a conocer como el primer poeta de su vida, está cantando frente a sus compañeros de banca el poema de La luna en algunos actos escolares. Allí es donde transcurre su primaria habiendo leído El Quijote  a los 11 años, cuyo paseo debe acompañarlo de diccionario para traducir términos por él desconocidos. Adelante, lecturas diversas le condujeron al camino de la crisis donde antiguos y cimentados valores, al igual que la violencia política, le enfrentaban no sólo consigo mismo sino con las autoridades educativas institucionalizadas. Lo que llevó, como un transeúnte, del colegio Tolimense al San Luis, y finalmente al Nacional San Simón donde terminó su bachillerato. Y en este bambuqueo de su adolescencia, teniendo como condiscípulos a Augusto Trujillo, Luis Eduardo Quintero, Hermes Tovar, Rafael Aguja Sanabria y Humberto Molina, tantos otros que como los mencionados brillaron con luz propia en la vida social, económica, política e intelectual del departamento y fuera de él, organizaron movimientos, paros, protestas, huelgas, por lo cual llegarían a calificarlos como los rebeldes sin causa por mucho tiempo. Corren los años cincuenta y al fondo, en la formación de aquella juventud del colegio fundado por Santander, están las luces de Alfonso Torres Barreto, legendario profesor de varias generaciones. Pero antes de ingresar a terminar su segunda enseñanza, expulsado de los colegios regidos por sacerdotes, Hernando González Mora hace de mensajero en la gobernación bajo el comando sabio y prudente de Darío Echandía, un conductor al que ha de admirar muchos años e imitar en estudios. Los tiempos que corren y su capacidad de líder estudiantil probado, le llevan a ser estudiante de derecho en la Universidad Externado donde fácilmente, por sus arrogancias beligerantes desde lo ideológico, lo sitúan en el Consejo Estudiantil del Alma Mater.

El perfil de América Latina tenía al fondo la Revolución Cubana y la invasión posterior a Bahía Cochinos que ordenaba Jhon Fistgeralt Kennedy surgiendo en las revistas de mano de Jackeline o en envidiables amores con Marilyn Monroe. Pero los furores de aquella juventud formaban mitines y barricadas, comunicados y discursos que iban encaminados a protestar contra la intervención de la autonomía de los pueblos y gritaban a coro consignas que mucho tiempo después se siguen escuchando: "No pasarán", "Abajo el imperialismo norteamericano". En segundo año de derecho, su profesor de economía, Abel Cruz Santos, interfiere la clase para advertir a González, quien leía La Náusea, de Sartre, que pusiera atención o se retiraba, sin que el concentrado lector dejara de cumplirle para no regresar jamás a su carrera. Es el comienzo de la pérdida de un abogado más para el país y la ganancia de un intelectual para las filas del pensamiento libre y clandestino. Es la matrícula a su pasión incabada por el arte, comenzando por escribir teatro, actuando en obras y traduciendo textos como La historia del zoológico de Edward Abee, rescatando a Valle Inclán y participando  en cine como en la película de Julio Luzardo El río de las tumbas, precursora del largometraje nacional. Pero sus ambiciones iban más allá del estrecho marco en que se movilizan los grupos y las gentes y quemando de nuevo sus naves parte rumbo a los Estados Unidos en los finales del año 1964 con apenas su equipaje de sueños y veinticuatro años en la partida de bautismo. Queriendo primordialmente estudiar teatro, ingresa a la academia de Jene Frankel donde tiene como compañeros a estrellas de la talla de Frank Ramírez, el estelar  del "Gallo de Oro" y "Cóndores no entierran todos los días". Del teatro era fácil suponer su paso al cine por las experiencias anteriores y estudia bajo la comandancia de Andreu Sarrais, famoso crítico del séptimo arte. La fotografía, además, complementa su acción totalizante de la imagen en lo que va a desenvolverse años después como uno de los mejores calificados en Colombia. Lo dicen muchas notas dispersas en suplementos literarios y revistas especializadas que encabezan sus portadas con los trabajos médicos y calculadamente artísticos como para causar entusiasmos y elogios merecidos. Junto a Ignacio López Tarso y el mismo Frank Ramírez, en la estadía de casi seis años en Nueva York, comparte las tablas en participación de montajes como Macbeth en español, que le deja bastantes valiosas experiencias. Perfeccionando su inglés, viajando por períodos de seis meses a México o a Boston, participa en la vida estudiantil y cultural entre Cambridge, Harvard y conoce a Salvador Elizondo, José Agustín, Fernando del Paso, jóvenes y contemporáneos suyos, discutiendo a los maestros que empezaban a ser la consagración grande como Rulfo y Fuentes o el esplendor de Agustín Yañez y los lejanos testimonios de los autores de la Revolución Mexicana. En la tierra azteca, acompañado de Gabriel García Márquez quien hacía sus libros en medio del anonimato y el hambre anunciada, va a presenciar el espectáculo de las "Hermanitas Aguila" a quienes por entonces no pueden ver porque ninguno de los dos llevaba corbata, requisito sin falta en aquel sitio.


Los mejores novelistas y guionistas que elaboraban la contracultura hippie contra la sociedad de consumo, gentes como Ginsber, Kerouck, Tomas Wolfe, todos los beatnicks, Bob Dylan, cine Underground, son parte de sus frecuencias y del mundo donde se quemaron tantos y valiosos cerebros de su generación.

En ese marco cultural y político, pasan rápido seis años entre exposiciones y conciertos de rock, extensas sesiones de cine, conferencias y recitales, disciplina de varias y largas jornadas en bibliotecas, combinándolas en un principio, antes de vivir de actividades culturales, con oficios como el de camarero de restaurantes o barman. Todo mientras llega el dinero que habría de ganarse en laboratorios de fotografía, de cine y de otros trabajos que le otorgan por fin una vida comoda. Y en el retorno de los brujos, su regreso al país, viene irrumpiendo con gentes y movimientos en el que participan Pepe Sánchez, Carlos Álvarez, Gabriela Samper, en un cine comprometido con la realidad política y que es reprimido en el paisaje de la falsa democracia. Refugiado por lo tanto en la foto publicitaria, el desfile de modelos, la foto comercial va con éxito pasando la vida en una época de apartamentos lujosos, bibliotecas almibaradas y los mejores vinos y comidas, hasta que culmina esta etapa en una muestra de su obra completa  que hace en la Universidad del Tolima quien la adquiere toda y hoy se halla dispersa en oficinas y consultorios, residencias burguesas o medianas y cuartuchos de hotel de sus amigos. Con esta exposición quema de nuevo sus naves y comienza a escribir guiones para televisión.

Haciendo miniseries de diez horas como "El Arribista", basada en una obra de Maupassant y  documentales para cine como el del café, un clásico sobre el producto hecho para la Federación de Cafeteros, empieza a redondear otra etapa de su vida. Finalmente, luego de haber publicado relatos en el Literario de El Tiempo como "La memoria de Camila Lara y aparecer en antologías tales como El Tolima cuenta, junto a la plana mayor de narradores de su departamento y seleccionado para Cuentistas del Tolima Siglo XX, dedicado marginalmente a estudios de folclor que conformaron otra de sus pasiones, siguió sobre la máquina de escribir con disciplina de deportista y al ritmo del bolero, buscando hallar la melodía de su prosa para una futura novela que nos quedamos esperando. Entre tanto siguió esperando ver publicado su libro de relatos La vocación de la hermana Ángela, sus crónicas sobre Armero publicadas en El Espectador, las conferencias sobre bolero o música en cuyos temas fue un experto deslumbrante y continuaron sus cuadros al óleo exponiéndose en oficinas, casas y apartamentos, como un reflejo de su talento en otro campo. Su último trabajo fue la dirección fotográfica para el libro de lujo que Pijao Editores publicó sobre Ibagué con textos de Hugo Ruiz. A quien sus amigos cercanos llamamos Pocalucha como una ironía porque fue notorio su trabajo, siguió estacionado en Ibagué recorriendo sus calles, compartiendo tertulias, rasgando de vez en cuando la guitarra y dejando oir sus últimas lecturas como un devorador incansable de libros. Murió a los 75 años el 14 de enero a las diez de la mañana de este 2015 y un día antes estuvimos visitándolo en su lecho convaleciente bajo el clima del barrio Belén. Se hallaba enfermo pero animado y hoy nosotros estamos todo lo contrario con la partida de un amigo entrañable que nos hará siempre falta.

Ibagué, 1985-2015

Slavoj Žižek sobre la masacre de Charlie Hebdo: ¿están los malos llenos de apasionada intensidad?




Qué frágil debe ser la creencia de un islamista si se siente amenazado por una caricatura estúpida en un periódico semanario satírico, dice el filósofo esloveno.

Ahora, cuando todos estamos en un estado de shock después de la matanza en las oficinas de Charlie Hebdo, es el momento adecuado para reunir el coraje de pensar. Debemos, por supuesto, condenar sin ambigüedades los asesinatos como un ataque a la propia esencia de nuestras libertades, y condenarlos sin salvedades ocultas (del estilo de "Charlie Hebdo, sin embargo, provocó y humilló demasiado a los musulmanes"). Pero tal patetismo de la solidaridad universal no es suficiente - debemos pensar más allá.

Tal pensamiento no tiene nada que ver con la relativización barata del crimen (el mantra de "¿quiénes somos nosotros, los occidentales, autores de terribles masacres en el Tercer Mundo, para condenar estos actos?"). Tiene aún menos que ver con el miedo patológico de muchos izquierdistas liberales occidentales de sentirse culpables de islamofobia. Para estos falsos izquierdistas, cualquier crítica del Islam es denunciado como una expresión de la islamofobia occidental; Salman Rushdie fue denunciado por provocar innecesariamente a los musulmanes y por lo tanto (en parte, por lo menos) responsable de la fatwa que lo condenaba a muerte, etc. El resultado de tal actitud es lo que uno puede esperar en estos casos: mientras más se abisman los izquierdistas liberales occidentales en su culpabilidad, más son acusados por los fundamentalistas musulmanes de ser hipócritas que tratan de ocultar su odio al Islam. Esta constelación reproduce perfectamente la paradoja del superyó: cuanto más obedeces lo que el Otro te exige, más culpable eres. Como si cuanto más tolerante fueras con el Islam, más fuerte habrá de ser su presión sobre ti. . .

Es por esto por lo que me parecen también insuficientes las llamadas a la moderación, en la línea de la afirmación de Simon Jenkins (en The Guardian, 7 de enero) de que nuestra tarea es "no reaccionar de forma exagerada, no sobre-publicitar las consecuencias. Hay que tratar cada caso como un horrible accidente pasajero"- el ataque a Charlie Hebdo no era un mero "horrible accidente pasajero". Siguió una agenda religiosa y política precisa y, como tal, era claramente parte de un patrón mucho mayor. Por supuesto que no debemos reaccionar de forma exagerada, si por tal se entiende sucumbir a una ciega islamofobia - pero debemos analizar despiadadamente este patrón.

Lo que es mucho más necesario que la demonización de los terroristas en fanáticos suicidas heroicos es una refutación de este mito demoníaco. Hace mucho tiempo Friedrich Nietzsche percibió cómo la civilización occidental se estaba moviendo en la dirección del último hombre, una criatura apática, sin gran pasión o compromiso. Incapaz de soñar, cansado de la vida, que no toma riesgos, buscando sólo el confort y la seguridad, una expresión de la tolerancia hacia el otro: "Un poco de veneno de vez en cuando: esto hace los sueños más agradables. Y mucho veneno al final, para una muerte agradable. Ellos tienen sus pequeños placeres para el día a día, y sus pequeños placeres de la noche, pero tienen un sentido para la salud. "Hemos descubierto la felicidad," - dicen los últimos hombres, y parpadean".

Efectivamente, puede parecer que la división entre el permisivo Primer Mundo y la reacción fundamentalista hacia éste pasa cada vez más por una la línea que opone llevar una vida satisfactoria llena de riquezas materiales y culturales, frente a dedicar la vida a una causa trascendente. ¿No es este antagonismo el que existe entre lo que Nietzsche llama nihilismo "pasivo" y "activo"? Nosotros, en Occidente, somos los nietzscheanos últimos hombres, inmersos en placeres cotidianos estúpidos, mientras que los radicales musulmanes están dispuestos a arriesgarlo todo, comprometidos en la lucha hasta su autodestrucción. La "Segunda Venida" de William Butler Yeats  refleja perfectamente nuestra difícil situación actual: "Los buenos carecen de toda convicción, mientras que los malos están llenos de apasionada intensidad." Esta es una excelente descripción de la actual división entre liberales anémicos y fundamentalistas apasionadas. "Los buenos" ya no son capaces de participar plenamente, mientras que "los malos" participan de un fanatismo religioso racista y sexista.

No obstante, ¿lo que hacen los fundamentalistas terroristas encaja realmente con esta descripción? Aquello de lo que obviamente carecen es de una característica que es fácil de discernir en todos los fundamentalistas auténticos, de los budistas tibetanos a los Amish en los EE.UU.: la ausencia de resentimiento y la envidia, la profunda indiferencia hacia modo de vida de los no creyentes. Si los llamados fundamentalistas de hoy creen realmente que han encontrado su camino a la verdad, ¿por qué deberían sentirse amenazados por los no creyentes?, ¿por qué deberían envidiarlos? Cuando un budista se encuentra con un hedonista occidental, difícilmente lo condena. Él sólo señala con benevolencia que la búsqueda de la felicidad hedonista es contraproducente. En contraste con los verdaderos fundamentalistas, los terroristas pseudo-fundamentalistas están profundamente molestos, intrigados, fascinados, por la vida pecaminosa de los no creyentes. Uno puede sentir que, en la lucha contra el pecado de los otros, están luchando contra su propia tentación.

Es aquí donde el diagnóstico de Yeats se queda corto ante la difícil situación actual: la intensidad apasionada de los terroristas es prueba de una falta de verdadera convicción. ¿Cuán frágil debe ser la creencia de un musulmán si se siente amenazada por una caricatura estúpida en un periódico satírico semanal? El terrorismo fundamentalista islámico no está basado en la convicción por los terroristas de su propia superioridad y en su deseo de salvaguardar su identidad cultural y religiosa de la embestida de la civilización global de consumo. El problema de los fundamentalistas no es que los consideremos inferiores a nosotros, sino más bien que secretamente ellos mismos se consideran inferiores. Por eso nuestra condescendiente y políticamente correcta aseveración que no sentimos superioridad respecto de ellos sólo los pone más furioso y alimenta su resentimiento. El problema no es la diferencia cultural (su esfuerzo por preservar su identidad), sino el hecho opuesto de que los fundamentalistas ya son como nosotros, pues han interiorizado secretamente nuestros hábitos y miden por ellos. La paradoja subyacente en todo esto es que en realidad carecen precismente de una dosis de esa convicción "racista" en la propia superioridad.

Las recientes vicisitudes del fundamentalismo musulmán confirman la vieja visión de Walter Benjamin de que "cada ascenso del fascismo es testigo de una revolución fracasada": el auge del fascismo es el fracaso de la izquierda, pero a la vez una prueba de que había un potencial revolucionario, una insatisfacción, que la Izquierda no fue capaz de movilizar. ¿Y no es lo mismo que sostiene hoy el llamado "islamo-fascismo"? ¿No es el ascenso del islamismo radical exactamente correlativo a la desaparición de la izquierda secular en los países musulmanes? Cuando, allá por la primavera de 2009, los talibanes se apoderaron del valle de Swat en Pakistán, el New York Times informó que diseñaron "una revuelta de clases que hizo estallar profundas fisuras entre un pequeño grupo de ricos terratenientes y sus arrendatarios sin tierra". Sin embargo, si al "aprovecharse" de la difícil situación de los agricultores, los talibanes están "haciendo saltar la alarma sobre los riesgos para Pakistán, que sigue siendo en gran medida feudal", ¿qué impide que los demócratas liberales en Pakistán, así como los de EE.UU., "aprovechen" de forma semejante esta difícil situación y traten de ayudar a los campesinos sin tierra? La triste consecuencia de este hecho es que las fuerzas feudales en Pakistán son el "aliado natural" de la democracia liberal...

Entonces, ¿qué decir acerca de los valores fundamentales del liberalismo: la libertad, la igualdad, etc.? La paradoja es que el liberalismo en sí no es lo suficientemente fuerte como para salvarlos a la embestida fundamentalista. El fundamentalismo es una reacción -una falsa, desconcertante, reacción, por supuesto- en contra de un fallo real del liberalismo, y es por ello por lo que una y otra vez es generado por el liberalismo. Abandonado a sí mismo, el liberalismo lentamente se hunde - lo único que puede salvar a sus valores fundamentales es una izquierda renovada. La clave para que este legado sobreviva es que el liberalismo necesita la ayuda fraterna de la izquierda radical. Esta es la única manera de derrotar el fundamentalismo, barrer el suelo bajo sus pies.

Pensar en respuesta a los asesinatos de París significa desprenderse de la autosatisfacción de suficiencia de un liberal permisivo y aceptar que el conflicto entre la permisividad liberal y el fundamentalismo es en última instancia un conflicto falso -un círculo vicioso de dos polos que se generan y se presuponen mutuamente. Lo que Max Horkheimer había dicho sobre el fascismo y el capitalismo ya en 1930 -los que no quieren hablar de manera crítica sobre el capitalismo también deberían guardar silencio sobre el fascismo- habría de aplicarse también al fundamentalismo de hoy: los que no quieren hablar críticamente sobre la democracia liberal también deben guardar silencio sobre el fundamentalismo religioso.

Slavoj Žižek 

Fuentehttp://poesiaydestruccion.blogspot.com/

Charlie Hebdo y el choque de las civilizaciones



j|Vicky Peláez (SPUTNIK NOVOSTI)|

Lo que no se vale es la hipocresía y la doble moral de quienes condenan una forma de terrorismo y al mismo tiempo tratan de justificar el terror de los estados
- Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz

Los lamentables y repudiables acontecimientos relacionados en el atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo el pasado 7 de enero, y que tantas interrogantes han sembrado en el mundo, no podrían ser entendidos sin una breve revisión de la historia reciente pues desde hace un tiempo los científicos sociales vienen advirtiendo sobre la confrontación o el choque de las civilizaciones que llevarán al planeta entero al caos.

En realidad la tragedia de Charlie Hebdo habría comenzado a gestarse a partir el sangriento atentado contra las Torres Gemelas el 11 de setiembre de 2001 cuando el mundo occidental se había sumergido en una época de "guerras preventivas", terror y caos "programados" como parte del proceso anunciado por George W. Bush para "liberar el mundo de malhechores" (evildoers).

Aquel año se convirtió en el momento clave en la historia moderna de los Estados Unidos pues todo lo que quedaba todavía de democracia se había convertido en la aliada incondicional del Estado y sus intereses nacionales determinados por un compacto grupo de belicosos "halcones iluminados".

En su afán de crear un Orden Mundial controlado exclusivamente por Norteamérica, estos globalizadores apelaron a la tesis del estudioso de Harvard Samuel Huntington formulada oficialmente en 1993 pero ya discutida al final de los 1980. En el artículo "The Clash of Civilizations" publicado en Foreign Affairs, Huntington advirtió la necesidad de reconfigurar el existente orden mundial debido a un inminente "choque de civilizaciones".

Fue el mismo Huntington que en su libro "Political Order In Changing Society" (1968) anunció que "las diferencias entre la democracia y la dictadura son menores en comparación con las diferencias entre los países cuyas políticas están basadas en el consenso, legitimidad, estabilidad, organización y las naciones a cuyas políticas les faltan estas cualidades". Es decir, ya en los años 1960 Huntington no excluía la posibilidad de transición del mundo occidental hacia una dictadura.

Respecto al choque de civilizaciones, Huntington consideraba que "estamos asistiendo el final de una era de proceso determinado por las ideologías occidentales y estamos entrando en una era en la que las civilizaciones múltiples y diversas interaccionarán, competirán y se acomodarán unas a otras". En este reacomodo vio al Islamismo "como la única civilización que había puesto en peligro la supervivencia del Occidente".

En su percepción la civilización islámica se considera "superior al Occidente" en términos de los valores morales y a la vez por "vía demográfica" en el 2025 el 25 por ciento de la población mundial será musulmana. En estas condiciones, según este profesor de Harvard será inevitable el choque de la civilización occidental con la musulmana y posteriormente con la asiática debido a su creciente potencial económico.

Los estrategas norteamericanos decidieron adelantar este "choque de civilizaciones" en agosto de 1990 atacando a Irak durante siete meses con el consentimiento de las Naciones Unidas (ONU). Posteriormente durante el gobierno de Bill Clinton (1993-2001) varios países del Medio Oriente fueron bombardeados a "discreción", mientras los servicios de inteligencia y en especial la CIA y la DIA (Defense Intelligence Agency) creaban condiciones para una pronta intervención de los Estados Unidos en el Medio Oriente. Por supuesto que a Washington, no sólo le interesaba el establecimiento del control absoluto en la región usando su política de "divide y reina" sino sus abundantes recursos energéticos y los acuíferos (Libia).

Después de unos 10 años de preparación, finalmente "se presentó el pretexto" adecuado — el atentado contra las Torres Gemelas para desatar la "guerra preventiva" contra el Medio Oriente, iniciándose la masacre de Afganistán e Irak, siguiendo después Libia y ahora Siria. Actualmente todo el Medio Oriente está involucrado en un tumulto de la guerra "contra el terrorismo" que fue transformada por la prensa globalizada al servicio incondicional de Washington en un "choque de civilizaciones" para prevenir supuestamente acontecimientos anunciados en 1993 por Samuel Huntington. Hace unos 10 años uno de los más lúcidos historiadores y pensadores norteamericanos, Howard Zinn formuló la pregunta: "¿cómo se puede hacer una guerra contra el terrorismo si la propia guerra es terrorismo?".

Por supuesto, casi nadie tomó en cuenta su pregunta porque, en términos de Zinn, el "mayor problema de Estados Unidos es la obediencia civil". Los medios de comunicación globalizados desataron lo que podemos llamar un terrorismo mediático sicológico contra el pueblo norteamericano y de paso proyectándose cada día más hacia la Unión Europea para atemorizar a sus pobladores y hacerlos más desinformados, dóciles e inseguros. Los periodistas que se atrevían a desafiar la guerra mediática de desinformación sufrían sus consecuencias. Es un ejemplo lo que le pasó al ganador de dos Premios Pulitzer, Gary Webb. Este reveló los quehaceres de la CIA en el mundo de la droga en sus artículos y el Libro "Dark Alliance" como resultado todos los medios de comunicación le dieron espalda y el autor terminó "suicidándose" con dos balas en la parte posterior de la cabeza. El carro del periodista de Rolling Stone, Michael Hastings sufrió una explosión que cegó la vida del escritor después de publicar su artículo: "Why Democrats Love to Spy on Americans".

Ambos fueron víctimas de la guerra contra el terrorismo porque el uso de este método por el estado implica inmediatamente la militarización y domesticación de la democracia. La Ley Patriota no tiene mucha diferencia de las leyes de seguridad de estado promulgados por Pinochet, Videla, Stroessner y tantos otros dictadores que ha visto el mundo moderno. Norteamérica ya tomó el curso hacia la instalación paulatina de una dictadura. Lo que le faltaba era arrastrar lentamente hacia el mismo modelo a la vieja Europa, pues la nueva Europa ex socialista aprendió rápidamente la consigna de George W. Bush: "el que no está con nosotros, está contra nosotros", convirtiéndose Polonia, repúblicas bálticas y ahora Ucrania en satélites incondicionales, belicosos y vociferantes del Gran Patrón.

La vieja Europa resistía al comienzo a las presiones de Washington, después empezó a disimular que se oponía, finalmente cedió y se enganchó al mismo carro de la guerra contra el terrorismo. Decía el poeta uruguayo, Juan Gelman: "No olés a viejo Europa. Olés a doble humanidad, la que asesina, la que es asesinada". Francia, la ex cuna de la libertad, la fraternidad, la igualdad junto con Alemania se pusieron de rodillas ante el Gran Patrón olvidándose de su propia dignidad y lo siguieron obedientemente en su cruzada contra el Islam, sin tomar en cuenta que más del 6 por ciento (1,8 millones) de la población francesa son musulmanes, especialmente argelinos. Mientras más caían los países europeos en las garras de Estados Unidos más estaba creciendo la xenofobia a los musulmanes en la Unión Europea.

La izquierda y la derecha se confundieron prácticamente en un abrazo xenofóbico frente a la indiferencia de la población que cada vez se volvía más alineada con la guerra contra el terrorismo, especialmente en esta época de crisis económica. Los gobernantes llegaron a tal nivel de sometimiento que hasta sacrificaron los intereses nacionales de sus países, adoptando por ejemplo, las sanciones contra Rusia, que ocasionaron a la Unión Europea una pérdida de más de un billón de euros (millón de millones). Cada vez, cuando alguno de los líderes europeos se atrevía a sugerir terminar las sanciones contra Moscú, recibía amonestaciones del Gran Patrón.

Muchos analistas consideran sospechoso que el atentado terrorista contra la revista Charlie Ebdo se haya producido dos día después de la declaración del presidente de Francia Francois Hollande en la Radio France Inter (5 de enero) donde decía que habría que terminar las sanciones contra Moscú porque están afectando los intereses de Europa. También terminado el estupor que produjo la masacre de Paris empezaron a aparecer vestigios que comienzan a despertar sospechas sobre los autores del atentado. Sus ejecutores mostraron un nivel de profesionalismo de comandos militares, actuando fríamente, siguiendo un esquema trazado con el conocimiento del lugar y posiblemente disponiendo de la información del interior del recinto, la hora de la reunión de la redacción y la ubicación de sus miembros.

Es dudoso que teniendo este nivel de preparación alguien del equipo hubiera dejado en el asiento del chofer sus documentos de identidad que llevaron a la muerte a los hermanos Chérif y Said Kouachi. Resulta que los dos estaban en la lista de los servicios de inteligencia francesa como colaboradores y también eran conocidos por la CIA.

Los videos que se difundieron a nivel mundial donde el carro en que se escaparon los terroristas tenía dos espejos laterales del color blanco, mientras los del carro capturado mostrado por la policía eran negros. También se ve que el policía que cayó y contra el cual disparó uno de los comandos no presentó ni una mancha de sangre en su cabeza o cuerpo. Finalmente, el comisario de la policía, Helric Fredou, un profesional de alto nivel que estaba a cargo de la investigación del atentado, inesperadamente murió suicidándose mientras escribía el informe final. Sus colegas rechazan las versiones de estress o enfermedad. Lo curioso que este incidente no fue cubierto por DPA, AFP, AP, Reuters etc.

El semanario satírico Charlie Ebdo, cuya idea inicial en sus primeros años en los 1990 era luchar contra el fascismo y como declaró alguna vez uno de sus fallecidos dibujantes, Charb: "ninguno de nosotros se atrevía a defender la derecha, a la que combatimos a fondo". Sin embargo, el ambiente xenofóbico creado por la guerra globalizada mediática poco a poco influyó en las caricaturas que creaban Charb, Cabu, Wolinski y Tignous. A pesar de sus declaraciones que no querían ofender a los musulmanes y simplemente trataban que "el Islamismo sea tan banal como el Catolicismo". La realidad era algo diferente, pues mostrar al Profeta Mahoma en forma de un chancho volador disparando una Kalashnikov o presentando a Dios sodomizando a Jesús es realmente de mal gusto, ofensivo y ligado a la xenofobia y homofobia.

Sin embargo, el atentado contra esta publicación con raíces izquierdistas hizo unificar en Francia y el resto de Europa a toda la derecha recalcitrante cercana al fascismo con el pretexto de hacer frente unido contra al Islamismo en actual choque de civilizaciones. El caricaturista de la revista Bernard Holtrop, con el seudónimo Willem, declaró hace dos días que "los nuevos amigos de Charlie Hebdo me hacen vomitar. Nos hacen vomitar todas estas personas que de repente dicen que son nuestros amigos y encabezan la manifestación en Paris".

Uno de los más poderosos "nuevos" amigos", enviado de EEUU que asistió a la manifestación, el secretario de Justicia, Erik Holder, ya anunció una cumbre internacional de seguridad para el próximo 18 de febrero para unificar los servicios de inteligencia y no sería extraño para lanzar la idea de la necesidad de crear una Ley Patriota para la Unión Europea.

Dijo alguna vez el escritor uruguayo Eduardo Galeano que "para justificarse, el terrorismo de Estado fabrica terroristas, siembra odio y cosecha coartadas".


Piedras en el Zapato - Documental Antiminero

SANARTE EN CUERPO Y ALMA